Sin dar nombres propios, el informe presentado por la procuradora general de los Estados Unidos, Loretta Lynch asegura que "el presidente de la Conmebol y los presidentes de la federaciones de Brasil y Argentina" recibieron sobornos por 15 millones de dólares. Las coimas habrían sido pagadas por la empresa Datisa -de los empresarios argentinos Alejandro Burzaco y Hugo y Mariano Jinkis (padre e hijo)- en el marco de la firma del contrato para realizar la Copa América 2015 (Chile), la Copa América del Centenario 2016 (EEUU) y dos ediciones más la competencia (2019 y 2023).
El total de coimas fue de 100 millones de dólares: 20 millones sólo por firmar el acuerdo y 20 millones por cada una de las cuatro ediciones de la Copa América. Por cada 20 millones, los presidentes de Conmebol, AFA y CBF se llevaban 3 millones, mientras que los otros siete presidentes de la entidades que integran la federación que nuclea al fútbol sudamericano cobraron 1,5 millones. El restante medio millón iba al bolsillo de un "oficial de Conmebol" del que no se dan más precisiones.
El informe judicial da los cargos y no los nombres de los directivos implicados, pero el contrato que menciona fue firmado en 2013. En ese momento la Conmebol era dirigida por el uruguayo Eugenio Figueredo, mientras que la AFA estaba en manos del fallecido Julio Humberto Grondona y la CBF era presidida por José Maria Marin, quien continúa actualmente en ese cargo.

  • Además era el Co-Conspirador #10
La procuradora general de los Estados Unidos, Loretta Lynch señaló hoy en una conferencia de prensa en la ciudad de Nueva York que entre los argentinos que están involucrados en el escándalo de corrupción en el fútbol mundial había un "alto oficial de la FIFA, la Conmebol y la Asociación del Fútbol Argentino" a quien no identificó.
Según publicaron agencias internacionales, esta persona sería la responsable de haber manejado "un soborno de siete cifras" por la Copa América que se realizó en la Argentina durante el año 2011. Tras la acusación formal que involucra directamente Alejandro Burzaco, Hugo y Mariano Jinkis, otros párrafos de las 161 páginas del escrito aluden al llamado "Co-Conspirador #10", un argentino "de larga trayectoria" en la FIFA y en la AFA.
La fiscal Lynch señaló que efectivamente hubo un soborno para "un alto funcionario" pagado por una empresa brasileña y gestionado por Burzaco, un procedimiento que se habría repetido en casi todos los torneos.
Ante las suspicacias y preguntas de algunos periodistas para que se identifique a la persona involucrada, los fiscales expresaron que "no" se iban a hacer comentarios "sobre nadie que no esté incluido en el pliego de acusaciones".
En la conferencia estaban presentes varios fiscales, pero además un director del FBI, James Comey y el jefe de investigaciones impositivas, Richard Weber.
La Agencia AFP recordó que dos de los acusados, el uruguayo Eugenio Figueredo, ex presidente de la Conmebol y vicepresidente ejecutivo de la FIFA, detenido en Zurich y el paraguayo Nicolás Leoz, con pedido de arresto, "son los últimos representantes de una generación liderada por el fallecido Julio Grondona y el brasileño Joao Havelange".
Lynch fue consultada si se trataba de Grondona. La funcionaria judicial evitó confirmarlo y se limitó a decir que no iba a dar "ningún nombre que no esté en el expediente".

Fuentes: DyN y PlayFútbol

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia