El técnico de Boca, Guillermo Barros Schelotto, reconoció que "hay que mejorar mucho", tras el empate sin goles en el Monumental, pero dijo que se va "tranquilo" por haber jugados dos clásicos, frente a Racing y River, y no haberlos perdido.
"Es verdad que no convertimos, pero no nos han llegado con claridad en ninguno de los dos partidos", sostuvo el Mellizo en referencia al superclásico y el empate 0 a 0 ante la academia del jueves pasado, por la Copa Libertadores.
Más allá de esto el entrenador xeneize recordó que el equipo viene de un bajón futbolístico, del que costará salir.
"Por algo Boca cambió de entrenador", señaló Guillermo, sin mencionar al despedido Rodolfo Arruabarrena, pero dejando claro que tiene menos de una semana al frente del equipo. "El balance que hago no tiene que ver con el trabajo, el análisis es corto y fácil. Ponerse bien lleva tiempo y acá no lo hay, tenemos partidos cada tres o cuatro días", agregó.
En la misma línea, reiteró sus dichos de la previa del superclásico, cuando advirtió que River llegaba más descansado, ya que no había jugado entre semana, algo que no cayó bien en Núñez y provocó una irónica declaración de Marcelo Gallardo.
"Se notaba la frescura entre un equipo y otro, esto es así, no es excusa, es la ciencia que lo dice. Se notó en los primeros minutos y después se fue emparejando", insistió el Mellizo.
Por otro lado, Guillermo fue consultado por Carlos Tevez, que en esta ocasión estuvo lejos de su nivel y cuyo representante puso en duda su continuidad en la ribera después de junio. "Lo veo bien. Lo veo contento, está en su casa, que es Boca, no me gusta hablar individualmente pero lo veo bien", concluyó.

"Cata" Díaz, la figura

Con personalidad y firme en la marca, Daniel "Cata" Díaz se convirtió en el futbolista más destacado de un Boca de floja tarea en el empate sin goles frente a River en el Monumental.
A diferencia de varios de sus compañeros, Díaz se mostró seguro, ganó más de lo que perdió en las jugadas friccionadas y estuvo a la altura de lo que es este tipo de partidos entre los clásicos rivales. La figura del central se destacó aún más porque
sus compañeros de defensa estuvieron nerviosos y dubitativos,
sobre todo los laterales, Leonardo Jara y Jonathan Silva.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia