Gustavo Isella es judoca con un trayectoria superior a los diez años. A los ocho su mamá lo envió a hacer judo para gastar sabiamente las energías que utilizaba para hacer travesuras. Así nació la historia de este salteño, que hoy, con 18 años, viene de ser subcampeón sudamericano y aún sueña con mayores éxitos en su carrera.
Pasaron más de diez años para que un salteño vuelva a instalarse en una final continental. La última fue Soledad Córdoba en un Sudamericano desarrollado en Bolivia que terminó ganando. Gustavo también llegó al encuentro definitorio, pero se quedó con el sabor amargo de perder la final ante un contrincante peruano.
"Traje un segundo lugar, pero me quedo con el sabor amargo de no haber podido ganar el primer puesto. Pero igual la alegría es grande por la medalla y haber representado a la Argentina", contó Gustavo a El Tribuno.
En el camino a la final tuvo libre en la primera ronda; en la segunda venció a un judoca ecuatoriano y en la siguiente a otro representante de Perú.
Isella fue el único representante salteño en el Sudamericano de Perú; fue el único que enarboló la bandera de Salta y de la Sociedad Italiana, club del que nunca se desprendió en sus diez años de competencia.
"Esto de representar a la Argentina no se compara con nada. Es lindo competir en el equipo argentino y además hacerlo por Salta y la Sociedad Italiana. Me llena de orgullo", agregó el judoca, que ya piensa en los próximos desafíos.
A partir del buen resultado obtenido en Perú Gustavo espera competir en el Panamericano de judo que se realizará en julio en Costa Rica. Para que esto se confirme debe llegar la citación de la Confederación Argentina.
El segundo puesto en el Sudamericano llena de satisfacción, pero no da lugar para abandonar los sacrificios que Gustavo debe realizar en busca de sus sueños.
"Para alcanzar los objetivos hay que estar dispuesto a sacrificarse. Me tocó dejar a mi familia en malos momentos, dejar a mis amigos, posponer viajes y además hay que sumarle los entrenamientos diarios para llegar bien a las competencias", expresó este salteño que se anima a ilusionarse con grandes resultados en la categoría seniors.
"Mi objetivo es ser campeón en la categoría seniors, además de representar a la Argentina en un Mundial y si se da también en los Juegos Olímpicos", concluyó Isella.

Nuevas escuelas en Salta y el interior

El judo vive un renacer en diferentes puntos de nuestra ciudad y también en el interior. Antonio del Pin, presidente de la Federación Salteña de Judo, expuso los progresos que ha tenido la disciplina en lo que va del año.
“Hoy, la Sociedad Italiana cuenta con más de 30 alumnos bajo la enseñanza de Mara Narancic. También se logró contar con un salón en el complejo Dino Saluzzi, donde entrenan entre 60 y 80 chicos menores de 12 años con el profesor Néstor Toledo. En el Legado Güemes hay otro grupo a cargo de Soledad Córdoba y Analía Isella entrena con más de 20 chicos en Juventud Antoniana”, contó el responsable del judo en Salta.
Además, en el interior se destacan las escuelas en Campo Santo, General Güemes, El Bordo, Rosario de Lerma, Mosconi, Orán y Tartagal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia