Fue como David contra Goliat, el humilde contra el poderoso. Boca y Real Madrid definían allá un 28 de noviembre del 2000, cual de los dos era el mejor equipo del mundo.
El xeneize, con Juan Román Riquelme en plenitud, la experiencia de José "Pepe" Basualdo, la cuota goleadora de Martín Palermo y la seguridad en el arco de Oscar Córdoba, no se achicó ante el poderío del elenco español que contaba con el portugués Luis Figo, Roberto Carlos y el goleador Raúl.
Los hinchas de Boca parecían estar en un sueño y sin entender que a los seis minutos, el equipo de Carlos Bianchi ganaba el encuentro por 2 a 0 con los dos goles de Palermo. El primero tras un asistencia de Marcelo Delgado y el segundo tras un interminable corrida del Loco para vencer a Iker Casillas.
Boca5.jpg
Los goles históricos de Boca frente al Real Madrid.


El descuento del Real llegó por intermedio de Roberto Carlos y puso en suspenso la victoria xeneize pero con el correr de los minutos la pelota se rindió a los pies de Riquelme que ese día le "pegó" un baile tremendo al frances Makelele. Boca era campeón del Mundo tras 22 años y la fiesta se desató en la Argentina.
Esa soleada mañana salteña se tiñó de azul y amarillo en la plaza 9 de Julio y nadie suponía que desde ese memento arrancaría la época dorada de Boca a lo largo de los años.




¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia