El campeón de la Fórmula 1, el inglés Lewis Hamilton, logró hoy un sólido triunfo en el Gran Premio de Gran Bretaña y redujo a un punto su diferencia respecto del líder de la temporada, el alemán Nico Rosberg, que llegó como primer escolta pero fue bajado al tercer puesto por una penalización de 10 segundos ante el uso indebido del sistema de comunicación por radio.
La sanción impuesta por los comisarios deportivos, que se conoció a cuatro horas de terminada la carrera en el circuito de Silverstone, le reportó el segundo puesto al joven holandés Max Verstappen (Red Bull), que este año fue el único capaz de romper la hegemonía Mercedes con su victoria en el Gran Premio de España.
Rosberg acusó un desperfecto en su caja de cambios a falta de seis vueltas para completar las 52 de la prueba y desde el box los ingenieros le ordenaron que evitara la séptima marcha del auto, lo que fue considerado por las autoridades como un incumplimiento de la normativa de la FIA, que establece que los pilotos deben conducir solos y sin instrucciones, salvo para detener la unidad.
Durante la ceremonia posterior a la carrera, el germano se subió al podio para recibir la condecoración de un segundo puesto del que horas más tarde fue desplazado por una decisión que lo dejó ya sin ningún margen de error si pretende mantener el liderazgo que ostenta desde el inicio de la temporada.
De momento, Rosberg continúa al frente de la clasificación general con 168, sólo uno por encima del inglés, que achicó la diferencia tras ganar cuatro de las últimas cinco fechas (Mónaco, Canadá, Austria y Gran Bretaña).

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia