El inglés Lewis Hamilton (Mercedes) ganó ayer el Gran Premio de Gran Bretaña de Fórmula 1, en Silverstone, para sumar su quinta victoria de la temporada y reforzar su liderazgo en la clasificación general. Hamilton, que había comenzado desde la pole position, se impuso frente a su público y bajo la lluvia, por delante de dos alemanes, su compañero de Mercedes Nico Rosberg (2º) y Sebastian Vettel, de Ferrari (3º).
La ventaja de Hamilton sobre Rosberg, segundo de la general, se amplía ahora a 17 puntos, después de que el alemán consiguiera acercarse a 10 puntos tras su victoria hace dos semanas en Austria.
El piloto local supo tomar las decisiones adecuadas respecto a un primer cambio de neumáticos y fue el mejor en gestionar la llegada de la lluvia en la parte final de la carrera, lo que le permitió cruzar la meta con 10 segundos de ventaja sobre Rosberg.
Mercedes volvió a mostrar superioridad, pese a que en la salida sus dos figuras fueron adelantadas por los Williams del brasileño Felipe Massa y el finlandés Valterri Bottas, que fueron en cabeza. Massa, que tuvo que conformarse luego con el cuarto lugar, lideró la carrera hasta la vuelta 21, cuando tras una salida de boxes lo hizo por detrás de Hamilton.
Un primer cambio de neumáticos permitió a Hamilton ponerse por delante y terminó de ganar la carrera cuando se anunció la llegada de la lluvia. Cambió a unas gomas Pirelli intermedias, en la vuelta 44, cuando todavía no llovía.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia