El inglés Lewis Hamilton, campeón del mundo el año pasado, comenzó la defensa del título encabezando un nuevo 'doblete' de Mercedes en el Gran Premio de Australia, primera prueba del Mundial de Fórmula Uno, en la que el español Carlos Sainz (Toro Rosso) debutó en la categoría reina con un gran noveno puesto.

Hamilton, de 30 años, que el sábado había sido, por trigésima novena vez, el mejor en una calificación de F1, salió desde la 'pole' en el circuito de Albert Park y evidenció, junto a su compañero y rival alemán Nico Rosberg, segundo en Melbourne, que Mercedes será de nuevo el equipo a batir.

Al menos, durante las primeras carreras de la temporada, ése parece el mensaje: en la cúspide de la Fórmula Uno, la vida sigue igual. Nada ha cambiado y los dos Mercedes hicieron buenos los pronósticos. Coparon por novena vez seguida -tras haberlo hecho también durante las últimas ocho carreras del año pasado- la primera fila de la parrilla y firmaron su duodécimo 'doblete' en un año.

Aceptando de antemano la superioridad de las 'flechas de plata', el otro gran triunfador fue el cuádruple campeón mundial alemán Sebastian Vettel (con Red Bull), que festejó su primera carrera con Ferrari desde el podio, al acabar tercero una carrera en la que todos fueron a una parada y en la que sólo tomaron la salida quince coches. Algo que no sucedía en una prueba inaugural del Mundial de F1 desde 1963, en Mónaco.
Manor, equipo 'heredero' de la plaza de Marussia, inscrito a última hora y con el que debería haber debutado en F1 el español Roberto Merhi, no había podido salir en la calificación del sábado, en la que el finlandés Valtteri Bottas (Williams) se produjo una lesión en la espalda -una pequeña fisura discal-, que, tras pasar la noche en un hospital, le impidió salir este domingo.
Y tanto el danés Kevin Magnussen, sustituto en McLaren del español Fernando Alonso -como precaución, tras el accidente del doble campeón mundial asturiano el pasado 22 de febrero, durante las pruebas de Montmeló (Barcelona)-, como el ruso Daniil Kvyat (Red Bull), tampoco pudieron competir, por averías de última hora en sus monoplazas.

La carrera arrancó con sólo quince coches, pero en la segunda curva se produjo el accidente -sin consecuencias- del venezolano Pastor Maldonado, que dejó inhabilitado su Lotus y provocó su abandono y la entrada del coche de seguridad en la primera vuelta.

La retirada tras ese lance, por problemas mecánicos, de su compañero francés Romain Grosjean supuso que, tras la marcha del 'safety car', la carrera se reanudase con sólo trece monoplazas.

Los posteriores abandonos del finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari) y del compañero de Sainz, el holandés Max Verstappen, que, con 17 años, se convirtió en el más joven debutante de la historia, dejaron en pista a sólo once, siendo el McLaren del inglés Jenson Button el único que no consiguió puntuar, al acabar undécimo, detrás del mexicano Sergio Pérez (Force India), que 'arañó' un punto.
Los Mercedes volvieron a destacarse tras la retirada del coche de seguridad y en la vigésima de las 58 vueltas (para un recorrido de 307 kilómetros) ya le sacaban quince segundos al brasileño Felipe Massa (Williams), tercero en esos momentos, que se conformó este domingo con el cuarto puesto, tras ser sobrepasado en la parada por Vettel.
Desde ahí, las 'flechas de plata' circularon en cabeza y sin problemas hasta meta. Rosberg llegó a acercarse a segundo y medio a su antagonista, pero no pudo evitar la trigésima cuarta victoria en
Fórmula Uno de Hamilton, que entrará líder dentro de dos semanas en Sepang (Malasia), donde se espera el retorno de Alonso.

El inglés ganó con 35 segundos de ventaja sobre Vettel, con 38 respecto a Massa y con más de minuto y medio sobre el brasileño Felipe Nasr (Sauber), que fue el mejor debutante en Australia, con un brillante quinto puesto.
Sainz superó múltiples problemas y se conformó con puntuar en su estreno. Fue noveno en una carrera en la que llegó a ser quinto y en la que en su parada, en la 25, fue víctima del fallo de sus mecánicos, que se demoraron en exceso al cambiarle el neumático trasero izquierdo.

El hijo de 'El Matador', que libró buenas batallas con 'Checo' y con el sueco Marcus Ericsson -que le acabó rebasando y fue octavo con el otro Sauber- retornó a pista atrás del todo.

El español mantuvo el tipo, se fajó, y acabó noveno, sumando sus primeros puntos en Fórmula Uno el día de su debut.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia