El inglés Lewis Hamilton, titular de la Fórmula 1, regresó ayer a la victoria en la máxima categoría del automovilismo mundial, al consagrarse ganador del Gran Premio de Mónaco, correspondiente a la sexta fecha de la temporada 2016.
El británico, que no festejaba desde el 25 de octubre del año pasado en Austin, Estados Unidos, tuvo como escoltas al australiano Daniel Ricciardo (Red Bull) y al mexicano Sergio Pérez (Force India) en una carrera trabada por la lluvia y las características propias del trazado callejero del Principado.
El agua motivó que la competencia fuera neutralizada por el Auto de Seguridad en las primeras siete vueltas y desató después una interesante estrategia de los equipos para el cambio de neumáticos conforme se iba secando la pista de Montecarlo, donde la escudería Mercedes mostró un acertado respaldo para que el campeón lograra su triunfo número 44 en la F1 con un tiempo de 1h59m29s.
No fue el caso de Red Bull, que por una torpeza le impidió a Ricciardo ganar la prueba tras partir de la pole position. En la vuelta 32, el australiano ingresó a boxes pero los mecánicos no tenían preparadas las gomas y la parada se extendió más de lo previsto, lo que hizo que resignara la punta.
'Me arruinaron el fin de semana, esto apesta, duele...", confesó con mucha molestia el corredor de Perth en declaraciones a la transmisión oficial. Tras ese error de Red Bull, Hamilton marcó el ritmo de la carrera (78 giros) y quebró la racha de 8 fechas sin victorias.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia