El británico Lewis Hamilton y del alemán Nico Rosberg dominaron este viernes los primeros entrenamientos del Gran Premio de Italia de Fórmula 1, en los que únicamente Sebastian Vettel y su Ferrari fueron capaces de añadir una pizca de suspense.
Con un crono de 1:24.279 minutos con neumáticos blandos, el doble campeón mundial y actual líder del campeonato, solo tuvo una ventaja de 21 milésimas con Rosberg, segundo de la general. En la primera sesión matinal la distancia entre el inglés y el alemán era de medio segundo.
"No he logrado pasar perfectamente por los dos primeros sectores, por lo que pienso que puedo encontrar algo de tiempo en algún sitio", dijo Hamilton, que sorprendió desde su llegada a Monza con su pelo teñido de rubio y un nuevo tatuaje en el cuello.
Para alegría de los tifosi, Vettel, que estuvo durante un tiempo en lo alto de la tabla de tiempos, finalmente marcó el tercer mejor registro y redujo a la mitad la distancia de un segundo y medio que tenía por la mañana respecto a Hamilton.
El alemán brilló lo suficiente para ofrecer alguna esperanza a los fanáticos de la Scuderia de ver ganar a un monoplaza rojo en Monza por primera vez desde 2010. "Es como si tuviera Milan y toda la Lombardía sobre los hombros. Cuando veo la pasión de esta gente, pienso que hay que ofrecerles algo", señaló Maurizio Arrivabene, nuevo director deportivo de Ferrari, este viernes en rueda de prensa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia