Son 26 los jugadores, más once integrantes del staff, los que el fin de semana pueden quedar en la plana mayor del rugby nacional, ante la posibilidad de ser campeones por primera vez en la historia del Campeonato Argentino de mayores. Aunque estos Mayuatos ya escribieron una de las páginas más gloriosas en la disciplina, más allá del resultado del sábado ante Cuyo, en Mendo za.
Cada uno de ellos es motivo de orgullo en su club y ni hablar de sus familias, esas que están detrás de los deportistas en las buenas y en las malas, quienes sufren en cada derrota y festejan sus triunfos. En el caso de la familia Fortuny, Tobío y Morosini, el orgullo es doble, porque son tres pares de hermanos en el seleccionado salteño: Diego y Matías Fortuny, Ignacio y Leandro Tobío y Luciano y Juan Franco Morosini. Todos ellos, menos este último que hizo trabajos por aparte, dialogaron con El Tribuno en el entrenamiento del martes.
"En nuestra casa hablamos con la familia y es un sueño para todos, especialmente porque podemos ser campeones y que sea algo histórico. Desde chicos nos inculcan que el rugby es familia y no hay nada mejor que compartirlo con tu hermano", contó Diego Fortuny.
Matías, su hermano menor, añadió: "Es un orgullo compartir cancha con él y a los otros chicos les debe pasar lo mismo. Mi otro hermano es 'Luchi' Morosini, no será de sangre pero lo es de la vida. Es muy lindo vivir esto con ellos".
Leandro Tobío, por su parte, no se olvidó del duro año que tuvo junto a su hermano Ignacio en Gimnasia y Tiro, tras el descenso y cree que este presente "es lindo poder cerrar mejor el año. Siempre está el tema de lo que nos pasó. A los que estamos en el seleccionado en general y somos de Gimnasia nos haría muy bien ser campeones, por el bien del club y para salir de esta fea realidad".
Ignacio dijo que en la previa está tranquilo: "No hablo ni me quemo la cabeza. Trato de vivirlo día a día. disfrutar este momento con tranquilidad. Con 'Nano' hablamos después de cada partido. Nos corregimos mucho. Yo confío en él y él en mí".
Luciano Morosini, quien no podrá estar tras haber sido expulsado ante Tucumán, antes que nada aclaró su expulsión: "Fue una situación confusa, porque se resbala un jugador tucumano y yo caigo encima de él. El juez de línea informa, me sacan amarilla y cuando consulté por qué cobraron penal para ellos, me sacó la roja. Sé que reaccioné mal".
Respecto al resto del año junto a Los Mayuatos y a Universitario, en el que fue campeón de la copa de Plata, contó: "Disfruté mucho esta temporada, fue un gran año y sería la frutilla del postre ser campeón el sábado".
"Disfruto muchísimo jugar con mi hermano, siento la responsabilidad de cuidarlo porque le llevo 8 años y lo hago desde su debut en primera, a los 18 años". Juan Franco no estuvo presente porque hizo trabajos diferenciados, pero al igual que su hermano más grande, viajará por la gloria a Mendoza.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia