En los últimos años, dentro del mundo River, uno de los temas que se toca a menudo es el regreso de los ídolos al club de Núñez. Varios tuvieron la oportunidad, aunque luego continuaron su carrera en otros equipos. Algunos jugaron un puñado de partidos y se retiraron y otros hoy tienen el privilegio de estar jugando en River.
Sin embargo, también existe aquel que no pudo cumplir su deseo de volver a vestir la camiseta de River. Hernán Crespo detalló por qué no pudo regresar y apuntó directamente hacia Daniel Pasarrella, por entonces presidente del club.
"Yo terminé mi contrato con el Parma y River estaba jodido. No se sabía si iba a descender o no. Desde el Parma me ofrecen renovar, pero yo no quise en el momento. Quería ver qué pasaba con River. Entonces, viajé a Argentina. Hablé con Matías Almeyda, que aún era jugador, y me dijo que vaya directamente al entrenamiento a charlar con ellos. Passarella no me llamaba y yo pensé: "Si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma", expresó el ex delantero.
"Fui al entrenamiento. Me encontré con Jota Jota López, Lamela, con todos y nos quedamos hablando ahí. Le pregunté a alguno de los utileros si estaba Passarella y me dijo que no. Un utilero me prestó el teléfono y lo llamé en el momento. Le conté que estaba ahí y que quería hablar con él. Me dijo que lo espere, que ya nos ibamos a juntar porque era un momento complicado para él", agregó.
Por esas casualidades de la vida, Crespo se encontró inesperadamente con Pasarella, quien le pidió dinero para un "fideicomiso y para otras cosas", según relató.
"Me fui del entrenamiento al Patio Bullrich a comer ahí con y mirá lo que es la vida: en la mesa de al lado estaba Passarella".
Me dijo: "Quiero hablar con vos". Yo, por supuesto, le dije que había vuelto al país para eso. Y ahí llegó la frase. Me dijo: "Escuchame, ¿no tenés 300 lucas? Necesito para el fideicomiso y para otras cosas".
"Yo lo miré y no lo podía creer. Me quería morir. Quería hablar con él para volver a River y me vino con esto. Le dije: Mirá, Daniel. Si es para comprar jugadores, te puedo dar alguna mano desde Italia. Arreglar algún encuentro con alguien. Ya está, gracias. Chau".
"Volví a Italia y le dije al presidente del Parma que no tenía ganas de jugar. Me pidió una mano, que estuviera un tiempo más en el plantel. Firmé por un año y a los seis meses me retiré. Quedó como que yo no quise volver a River, pero eso no es verdad", culminó Crespo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia