Luego de los incidentes ocurridos en medio del partido entre Peñarol y San Lorenzo por la Liga Nacional de básquetbol, el entrenador del conjunto marplatense y la Selección argentina, Sergio Hernández, prepara su declaración para el próximo lunes, aunque ya aclaró que quiere "asumir las consecuencias".
Al minuto de su desmedida reacción, Hernández comprendió la gravedad de los hechos que habían ocurrido el miércoles por la noche en el estadio de Obras Sanitarias.
"Aquel que me quiere o me conoce de mucho tiempo, dice 'Bueno, Sergio defendió al equipo'. Y acá no se puede buscar un justificativo. Yo entiendo a aquel que me pueda entender, pero no a aquel que me pueda justificar. Mi reacción no es parte del juego. La violencia nunca es justificable", explicó.
El hecho se produjo tras dos faltas antideportivas de Leo Gutiérrez al extranjero Roquez Johnson, donde éste reaccionó un fuerte empujón. Y Hernández quiso agredir a Johnson.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia