El boxeo argentino continuó su cosecha de medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 1948. Uno de los campeones olímpicos fue Rafael Iglesias, quien nació el 25 de mayo de 1924 en Buenos Aires y con 24 años llegó al máximo logro que puede alcanzar un atleta amateur.
Su máximo logro lo obtuvo en la categoría peso pesado. El favorito era el campeón europeo Gearoid Colmain de Irlanda, pero resultó vencido sorprendentemente en la ronda inicial por el italiano Uber Baccilieri. Iglesias, por su parte, venció en su primer combate al español José Antonio Rubio Fernández, por puntos, y debió enfrentar a Baccilieri en cuartos de final, derrotándolo también por puntos. En semifinales, Iglesias venció al sudafricano John Arthur para encontrarse en la final con el sueco Gunnar Nilsson.
La pelea por la medalla de oro se inició con el argentino en franca ofensiva abrumando al sueco con golpes de izquierda y derecha al cuerpo y a la cara. Nilsson buscó entonces mantener a Iglesias a distancia, con escaso éxito y terminó el round muy comprometido. En la segunda vuelta el argentino salió decidido a derribar a su contrincante. Antes de cumplirse un minuto, Iglesias aplicó una derecha al pecho seguida de una izquierda al oído que enviaron a Nilsson a la lona, logrando ponerse de pie mientras escuchaba la cuenta de protección. Reiniciado el pleito, Iglesias conectó una derecha corta en la mandíbula que derribó a Nilsson por toda la cuenta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia