Hinchas del West Ham atacaron el autobús que trasladaba al Manchester United al estadio de Boleyn Ground, donde ambos equipos debían disputar un partido aplazado de la Premier League, que comenzó con 45 minutos de retraso por estos incidentes.
El capitán del United, Wayne Rooney, aseguró en la cadena Sky Sports que el autobús quedó “destrozado” por el lanzamiento de botellas de cristal, latas de bebida y oros objetos. Las imágenes que circulan por la redes sociales muestran el autobús que trasladaba a los jugadores del United al estadio de Boleyn Ground, al este de Londres, atacado por una multitud de hinchas del West Ham.
En una de las fotografías se puede ver un agujero en uno de los cristales del vehículo. Policías a caballo lograron sacar el vehículo de la multitud, mientras muchas personas, algunas de ellas vestidas con el uniforme del West Ham, grababan los incidentes con sus teléfonos móviles.
“Sabemos que es un gran partido para el West Ham, una gran noche para ellos por abandonar su estadio, pero estoy seguro que el West Ham como club estará decepcionado por lo que han hecho sus hinchas”, declaró Rooney. La policía informó que un agente y un aficionado resultaron heridos en un incidente del que se va a abrir una investigación.
“Fuimos informados de que se lanzaron objetos contra el autobús del Manchester United esta noche”, declaró la Policía Metropolitana de Londres en Twitter. “Cuando se cometen delitos, buscamos colaborar con los clubes para llevar a los tribunales a los que incumplen la ley”, añadió la policía, que precisó que por el momento no hubo detenidos.

West Ham niega los incidentes

Pese a la evidencia de las imágenes, el vicepresidente del West Ham, David Sullivan, negó que el vehículo fuese atacado y criticó que el United no planease su desplazamiento al campo antes. “No entiendo por qué el United no podía estar aquí a la cuatro en punto”, declaró a la BBC.
“Deberían haber venido antes. Sabían que iba a estar colapsado. Es de locos”, añadió. “La calle estaba congestionada y el autobús no podía entrar. El vehículo estaba rodeado de gente, pero no han atacado el autobús”, insistió. “Si se mira el bus se verá que no tiene ningún daño”. El entrenador del United, el holandés Louis Van Gaal, confirmó lo denunciado por Rooney. “¿Qué puedo decir? Las imágenes hablan por sí solas”. Se da la circunstancia que el inicio del partido del United ante el Tottenham, hace un mes, ya tuvo que ser retrasado ya que el bus de los red devils quedó atrapado en un atasco en el centro de Londres.
El de este martes debe ser el último partido del West Ham en Boleyn Ground, donde han jugado desde 1904. A partir de la próxima temporada, el club se trasladará al Estadio Olímpico de Londres. El club londinense había previsto una serie de actos conmemorativos con motivo del adiós a su emblemático estadio. Deportivamente también hay mucho en juego, ya que una victoria del United le colocaría en cuarta posición, por delante del City, que significa la clasificación para la próxima Liga de Campeones.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia