Una decena de hinchas increpó a los jugadores de Real Madrid, vigente campeón europeo y mundial, en la puerta de la Ciudad Deportiva de Valdebebas, luego de la derrota sufrida ayer en el clásico con el líder Barcelona (2-1), por la Liga de España.
Durante la madrugada, cuando los futbolistas salían del predio en sus automóviles, los aficionados forzaron su detención para recriminarles, especialmente al galés Gareth Bale y a Jesé, por el momento del equipo "blanco", escolta a cuatro puntos luego de comenzar el año como líder.
Con insultos, los hinchas acusaron a los jugadores de falta de entrega y hasta le recriminaron por sus salidas nocturnas.
El incidente acabó cuando el capitán y referente del plantel, Sergio Ramos, detuvo su coche para dialogar con los exaltados: "¿Cuál es el problema?, ¿tú crees que esa es la actitud?", preguntó.
"El equipo ha dado la cara, cuando perdemos lo hacemos todos igual que cuando ganamos. Hay que estar a las malas también", recriminó antes de marcharse del lugar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia