El karateca porteño Julián Pinzás fue el protagonista indiscutido del viernes en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, al conseguir una histórica medalla dorada -la duodécima de esta edición- en la categoría de -67 kilos, en una jornada que estaba teñida de plateado por las preseas de Las Leonas, el handball femenino y el raquetbol.
Pinzás se llevó todos los flashes, porque tuvo un trabajo soberbio durante toda la jornada, en la que ganó cinco combates consecutivos para estallar en una emoción llena de lágrimas.
El argentino había llegado a semifinales tras vencer por 9-1 al cubano Maikel Noriega, 5-0 al chileno Israel Santana y 4-0 al canadiense Leirick Chung, en la primera parte de la competencia.
En esa instancia decisiva, donde se había asegurado la medalla de bronce, superó al mexicano Daniel Vargas y accedió al combate definitorio.
CKueK5uWcAAHoe3.jpg large.jpg

Allí, el dominicano Deivis Ferreras lo dominó durante los primeros dos minutos de pelea, donde consiguió adelantarse 2-0 en el marcador.
Pero el argentino sacó fuerzas de donde no tenía para empatar a 13 segundos del final y dejar una mejor impresión ante los jueces, que levantaron en su mayoría la bandera azul para decretar su triunfo.
En tanto, en la categoría -57 kilos, Franco Icasati arribó a semifinales luego de caer por 4-2 con el estadounidense Thomas Scott, superar por 5-4 al ecuatoriano Esteban Espinoza.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen



Comentá esta noticia