Anoche cuando el reloj marcó las 0 y todos los argentinos celebraban el año nuevo, como todos los 1 de enero, los hinchas de Independiente celebraron también otro año más de vida.
Los diablos rojos cumplieron su aniversario 110 tras haber regresado a primera recordando la fecha de su fundación en 1905, que como casi todos los equipos tuvo un llamativo comienzo.
Según narra el reconocido periodista Alejandro Fabri en su libro "El nacimiento de una pasión", la historia del conocido Rey de copas comienza años antes, en 1881, cuando se inaguró una tienda fastuosa que ocupaba toda una manzana y que se llamaba "A la ciudad de Londres".
Por entonces muchos de los empleados tenían intenciones de jugar al fútbol, el "deporte de los ingleses locos" que estaba a la moda. Tiempo después empezaron a jugar y en 1903 ya tenían nombre: "Maipo-Banfield", sin que quedara clara la explicación del sentido de la denominación.
Como casi siempre sucede, muchos se habían anotado para jugar y no había lugar para todos, entonces decidieron marginar a los empleados de menor edad y los más chicos se enfurecieron, por lo que decidieron independizarse.
La primera reunión se hizo un 4 de agosto de 1904 de la mano de los hermanos Marcelo y Rosendo Degiorgi, Luis Bassou, Antonio Cabana y Fernando Aizupuru, entre otros.
Al principio se habló de una fusión con otros jóvenes que tiempo después fundaron el club Atlanta, pero no prosperó porque los empleados de la tienda situada en Avenida de Mayo y Perú querían un club independiente y así quedó el nombre del equipo que años después se codearía con los de la elite mundial y, en diferentes oportunidades, América quedaría a sus pies.
La asamblea, entonces, fue fijada para el 1 de enero de 1905 en Esmeralda 329, 3er piso. Si bien se frustró la reunión por la escasa asistencia, quedó establecida la fecha como la fundación de Independiente y la asamblea pasó para el 25 de marzo de ese año.
Todo el mundo reconoce al actual Independiente de Avellaneda por su color rojo, pero en sus inicios los colores fueron azul y blanco y el logo fue cuadrado con una especie de cruz en el medio y con las iniciales IFC (Independiente Foot-Ball Club). El color recién fue cambiado en 1908 y la versión oficial cuenta que tuvo que ver con la gira que realizó por ese tiempo el equipo inglés Nottingham Forest.
Sin embargo muchos dudan de esa versión y sostienen que el color es porque la mayoría de sus dirigentes eran socialistas (que se identifica con el rojo).
Independiente tuvo tres canchas en Capital Federal antes de mudarse a Avellaneda. Durante 17 años estuvo en avenida Mitre al 2000 hasta que se mudo en 1928 a al viejo y luego popular estadio de la Doble Visera.
En el profesionalismo los rojos obtuvieron 14 torneos locales y 16 internacionales. Por ese motivo es llamado el Rey de copas.
El último título de Independiente fue la copa Sudamericana conseguida el 8 de diciembre de 2010.
Entre los jugadores más destacados se encuentra el gran Arsenio Erico, quien es el máximo goleador de la historia del fútbol argentino, con 295 goles y el ídolo indiscutido es Ricardo Enrique Bochini.
Luciano Olivera, un productor que escribió el cuento "Aspirinas y caramelos" días antes que Independiente se vaya a la B Nacional y consiga el peor fracaso de la historia, relata en el mismo que como todo buen hincha, de muy chico tuvo que aprenderse dos dos versos: "Maril, De la Mata, Erico, Sastre y Zorrilla (el primero) y Miceli, Ceconatto, Lacacia, Grillo y Cruz (el segundo)", en referencia a las viejas glorias del rojo.
El gigante de Avellaneda, tras su temporada en la B regresó a primera e hizo una gran campaña y nada menos que hoy, a días del comienzo de su pretemporada, sus hinchas se pedirán tres deseos de campeonato cuando festejen el aniversario 110.
Felicidades rojos, traigan vinos que copas sobran.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia