Cuando se esperaba que el Tribunal de Disciplina del Consejo Federal aplique penas ejemplificadores a los jugadores y técnicos de Atlético Pellegrini y Camioneros Argentinos del Norte, involucrados en los incidentes del sábado pasado en cancha de la Liga, donde se produjo un batalla campal, con agresiones de todo tipo, tras el informe del árbitro Gustavo Gómez todo quedó en leves sanciones en el torneo Federal B. Así el ente disciplinario solo le dio al jugador de peye José Antonio Molina 4 fechas de suspensión, siendo esta la resolución más rigurosa puesto que el técnico Omar Orellano también de Pellegrini y los jugadores David Argañaraz y Ramón Martínez fueron suspendidos con tres partidos. Mientras por el lado de Camioneros, Gustavo Ortiz, Mariano Ghigo y Pablo Casas no podrán jugar dos partidos.
De esta forma, otra vez el Consejo Federal no toma las medidas más severas por un hecho bochornoso y que convierte en territorio de nadie a las canchas de fútbol para el desarrollo de los diferentes campeonatos. Los jugadores de peye y del camión transformaron al estadio de la Liga en un verdadero campo de batalla en el que se agredieron a mansalva, desprestigiando por completo un espectáculo deportivo.
Lo cierto que en estos tiempos parece que todo puede pasar, ya que ni los pocos policías que fueron afectados para controlar el orden pudieron frenar tanta violencia.
Lo más lamentable es que cuando intervinieron las fuerzas de seguridad no lo hicieron correctamente porque procedieron donde se encontraban mujeres y niños.

Sin descargo
Los jugadores de Pellegrini y Camioneros Argentinos fueron sancionados rápidamente, ya que el tribunal disciplinario del Consejo Federal no dio lugar a que se efectúen los descargos correspondientes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial



Comentá esta noticia