Volvía de pasear y se tomó un té de limón para atender a El Tribuno, en una exclusiva. Humberto Grondona, macanudo él, se dio tiempo para una extensa entrevista.

¿Sentís que en algún momento estuviste en duda?
Nunca tuve y nunca han tenido dudas de mí. Fue una decisión muy difícil dejar el cargo para ser DT, pero fue muy pensada. Antes recibía lo malo como director y no dirigía; entonces era el paladín de la derrota y en el triunfo estaba en el anonimato. La decisión de ser DT fue acertada.

¿Cómo es la relación con Martino y quién dirigirá los JJOO?
Buena, nos reunimos hace poco por el tema de la Copa América. Lo lógico es que lo dirija el técnico de la mayor. Y eso da más tranquilidad porque nosotros ya cumplimos.

¿Cómo la ves a la mayor?
Bien, tiene buen equipo; el único tema es que la Juventus y Barcelona lleguen a una final y Argentina tendría jugadores jugando hasta el 6 de junio y el primer partido es el 13, por lo que llegarían sobre la hora. Pero veo que puede tranquilamente llegar a la final.

¿Qué pensás de la AFA?
Ya no preocupa mucho lo político, no estoy al tanto. En lo deportivo seguimos igual.

¿Lo ves a Tinelli como presidente?
Todos los que tengan ganas y cumplan los requisitos pueden presentarse. Siento que va ser una elección peleada, no como antes que era por unanimidad.

¿Ese sillón por qué atrae?
Difícilmente puedan reemplazar a quien estuvo en ese sillón. Hay muchas cosas que, si cambian, le harían mucho daño al fútbol, más que nada con el interior; sería malo que no sea apoyado como en la época de mi padre.

Don Julio fue muy querido por muchas personas y bastante criticado por otras... (interrumpe)
Eran pagas esas críticas, de gente que vendió sus ideas, mercenarios. No me preocupaban, tienen vuelo corto. Hablaban de mi padre y no veían como eran ellos, corruptos, mercenarios, se vendieron y eso es horrible. Te compran tu pensamiento, las ideas... Pobre gente. Cuando la crítica era constructiva estaba bien porque no todos hacemos las cosas bien. Pero así están, para ellos tengo una botella de champagne cuando se mueran; me duele decirlo pero si se mueren no me importa. Hicieron mucho daño, detrás de mi padre había una familia y se sufrió mucho, eso no se los voy a perdonar.

A Arsenal le toca la violencia de cerca, ¿qué pensás de eso?
El 40 por ciento que va drogado y alcohólico a las canchas no tiene arreglo. Cuando las autoridades que te tienen que cuidar no te cuidan, no tiene arreglo. La sociedad está intolerante, no hay arreglo. Hasta que la gente que manda mande como corresponde cualquiera va hacer cualquier cosa.

¿Cómo ves a las inferiores?
Acá hay clubes importantes, reconocidos en el país; a veces todos quieren ascender y estar en una categoría superior. Pero tendrían que apostar más a los chicos y no tener en su plantel jugadores que ya han recorrido mucho y se gasta dinero.

¿Qué sabés del fútbol salteño?
Siempre seguí a Juventud, Gimnasia y Central. A Gimnasia lo enfrenté con Godoy Cruz en el 96; es más, ese año Pepe Jiménez me quiso traer a Gimnasia y Tiro pero yo tenía un contrato que cumplir en Mendoza. Otra vez hablé con la gente de Juventud pero tampoco pude venir.

¿Pensás saltar a la mayor?
No lo sé.. a mí me gustaría estar bien para dirigir el Mundial, repetir lo de Emiratos Arabes y, si es posible, mejorarlo. Después no podés programar...

¿Qué significa llevar el apellido Grondona?
Orgullo, siempre. Saber que en lugar de que me miren dos ojos me miraban veinte, me tenía que exigir y trabajar más. Hoy estoy mucho más orgulloso que antes; el reconocimiento a mi padre es muy grande, más fuera del país.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia