Huracán pasó por arriba a Atlético Tucumán en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, lo goleó 4 a 1 gracias a una ráfaga de goles en el alargue y ascendió a Primera División de manera merecida.
El decano "primereaba" al globo en el encuentro desempate por el ascenso y con ese resultado se metía en la Primera tras cinco años de ausencia en la máxima categoría. Al gol lo hizo Cristian Menéndez, a los 13' del complemento. Sin embargo, Federico Mancinelli, a los 21', puso las cosas como al principio y alargó la agonía de la definición. Ambos igualaban 1 a 1, la finalísima seguía abierta y debían dirimir el ascenso en un alargue de 30 minutos. Pero a los 13' del primer tiempo suplementario apareció Romero Gamarra para poner el 2-1 y marcar el gol que valió un ascenso en la primera pelota que tocó el recién ingresado. A los 8' del segundo tiempo del alargue apareció el goleador Ramón "Wanchope" Ábila para estirar la ventaja y a los 11' Agustín Torassa selló la goleada y el ascenso para el globo.
Para colmo de los males de Atlético Tucumán, Díaz en un acto irresponsable dejó al decano con diez hombres cuando la chance tucumana de ascenso aún estaba intacta y el parcial a favor de los quemeros era de 2 a 1.


Las formaciones:
Huracán: Marcos Díaz; Federico Mancinelli, Rodrigo Erramuspe, Eduardo Domínguez y Guillermo Sotelo; Lucas Villarruel, Federico Vismara y Patricio Toranzo; Cristian Espinoza, Ramón Abila y Gonzalo Martínez. Dt: Néstor Apuzzo.
Atlético Tucumán: Lucas Calviño; Eduardo Casais, Bruno Bianchi, Franco Sbuttoni, Nicolás Romat; Francisco Grahl, Pablo Garnier, Jonathan Gómez; Guillermo Acosta, Luis Rodríguez y Cristian Menéndez. Dt: Juan Manuel Azconzábal.


Con público, pese a la prohibición

Pese a la prohibición de concurrencia, de acuerdo a lo dispuesto por el Comité Ejecutivo de AFA, hinchas de Huracán y Atlético Tucumán pudieron presenciar esta tarde la finalísima por el ascenso a Primera División.
El operativo de seguridad dispuesto en el estadio Malvinas Argentinas de la ciudad de Mendoza (contempló cerca de 130 efectivos) no pudo impedir el ingreso de alrededor de 200 particulares (independientemente del periodismo acreditado con anterioridad) que respondían a una y otra institución.
Los allegados al 'Globo, que llegaron casi al centenar, se ubicaron en el costado Este de la platea techada del Mundialista mendocino y fueron los más efusivos a la hora de los cánticos y los gritos.
Los familiares y amigos de Atlético, por su parte, en un número menor (cincuenta), se situaron sobre el sector Oeste de la platea.
El árbitro Germán Delfino, por su parte, se mostró receloso con la presencia de individuos "ajenos" al espectáculo, a punto tal que ni siquiera permitió que hubiera, por lo menos durante los 45 minutos iniciales, los habituales chicos alcanza-pelotas a los costados de la cancha.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia