La gran victoria de Juventud Antoniana en San Juan se asienta en un buen trabajo defensivo, resumido en la tarea de su capitán, Juan Pablo Cárdenas, en la astucia de Monje para colarse en la jugada del gol, pero sobre todo en la habilidad y el despliegue del Ratón Ibáñez, quien tuvo un primer tiempo muy bueno y sirvió el gol antoniano. Todos pusieron de su parte, pero el podio solo admite tres lugares.
“Había espacios para jugar, ellos salieron un poquito más en comparación al partido jugado en Salta y lo aprovechamos con un par de desbordes del Ratón, que podría haber convertido un gol más en el primer tiempo. Fue duro y lo aguantamos hasta el final”, sostuvo Cárdenas, durante la transmisión del partido. “Supimos golpear en el momento justo, antes habíamos tenido la pelota de Iturrieta en el palo que fue increíble. Nos merecíamos ir ganando desde antes, se dio y estamos contentos por lograrlo. Lo que viene ahora será mucho más duro y tenemos que estar preparados”, concluyó el defensor y capitán antoniano.
Por su parte, Nicolás Monje, autor del gol, remarcó: “Dimos todo lo que estaba a nuestro alcance, dejamos hasta la última gota en la cancha y ahora nos vamos felices para Salta”. Para el volante fue una verdadera batalla. “Fuimos muy inteligentes, supimos marcar la única situación de gol que tuvimos, aguantamos el partido, sabíamos que nos iban a tirar pelotazos. Gracias a Dios supimos ser inteligentes, jugamos bien parados y nos llevamos este triunfo”, dijo.
Monje, visiblemente emocionado frente a las cámaras, contó: “Hacia mucho que necesitaba el gol, yo venía muy cuestionado, que estaba mal en lo físico. Pero gracias a Dios pude convertir y esto me da confianza para seguir”.
Por su parte, el entrenador Juan José López, que se fundió en un abrazo con sus colaboradores al final del partido, sostuvo en declaraciones radiales: “Estamos para seguir luchando”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia