París Saint Germain monopolizó el torneo de Francia y se quedó con la corona local a ocho fechas del final, con apenas una derrota en 30 partidos y 25 puntos de distancia sobre Mónaco. Sin dudas, su jugador emblema fue, y es, Zlatan Ibrahimovic con los 27 tantos que lo tienen como líder de la tabla de artilleros por amplio margen (le saca 14 tantos a su inmediato perseguidor).
El sueco marcó cuatro tantos en el 9-0 sobre Troyes que confirmó el título y lanzó una enorme incógnita sobre su futuro en el club con una declaración entre pintorezca y canchera. "No creo que puedan cambiar la Torre Eiffel por mi estatua. Ni siquiera los dirigentes del PSG pueden, pero si lo consiguen me quedo, lo prometo", lanzó.
Más allá de la broma, aclaró nuevamente sobre su futuro que "no sé qué va a pasar la próxima temporada, pero de momento no voy a estar aquí". Zlatan todavía tiene un mes y medio de contrato, pero se especula que a los 34 años su destino sería fuera de Francia.
Sin embargo, la novedad del anuncio de su despedida se dio con la rápida respuesta que tuvieron desde la cuenta oficial del famoso monumento galo, a través de Twitter. "Me gusta tu humor y la vista de París es hermosa aquí, pero la Torre soy yo", escribieron por intermedio de las redes sociales citando la declaración del sueco.
Mientras tanto, Ibrahimovic utilizó su Twitter para alardear por el poker que celebró en la última fecha y subió una llamativa imagen en el micro, con la pelota firmada por sus compañeros "sentada" a su lado. "Abróchense los cinturones", señáló.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia