La ilusión de los hinchas de Central Norte de volver a jugar en su cancha luego de 15 años de espera, deberá postergarse, otra vez, mínimamente, una semana más. Sucede que el cuervo recibió un revés luego de la última inspección de Bomberos, cuyo informe final se dio a conocer en la tarde del miércoles. En el mismo, se concluye que aún no está garantizada la seguridad debido a detalles de obras inconclusas (entre ellas, la limpieza de los escombros), por lo que consideran que aún no está garantizada la seguridad de los concurrentes. Como agravante, Central Norte mantiene una deuda de alrededor de 300 mil pesos con la Policía por aranceles adeudados en materia de seguridad, que la dirigencia debe abonar, aunque el presidente cuervo negó que ese sea un impedimento para la habilitación.
El titular del club de Barrio Norte, Héctor De Francesco, confirmó en diálogo con el programa radial Sport 840, que se emite por Radio Salta, que este sábado el cuervo recibirá a Guzmán en el Martearena, pero que aguardan la habilitación para la próxima presentación del equipo de Pedro Rioja (el 2 de octubre ante Brown de Lules, por la decimoprimera jornada).
"Hemos recibido la inspección por parte de bomberos y otros organismos de la Policía. Fue muy positiva.
Faltan algunos detalles menores pero la cancha está en condiciones de habilitarse. Hay gente trabajando en el club. Se está limpiando todo y vamos a seguir haciendolo todos los días. Todavía no recibimos el informe y eso nos complica. Extendemos el sueño una semana más. Estamos analizando ahora en comisión el tema, pero por cuestiones de tiempo el sábado jugaremos en el Martearena", expresó De Francesco, para luego agregar: "Hay muchos barrios que solicitan que el club llegue allí para sumar más socios. No es obstáculo para habilitar una cancha el tema de la deuda con la Policía. Sí existe. Vamos a ir cancelándola con un plan de pago".



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia