El sueño de muchos argentinos es ver a Messi alguna vez defendiendo la camiseta de su club en el fútbol argentino. Algunos hasta se animan a anticipar que se retirará con la camiseta de Newell’s. Pero ahora la foto que se viraliza en las redes sociales es una de Lionel Messi con la casaca de River tras la final del Mundial de Clubes, que Barcelona le ganó al equipo de Marcelo Gallardo.

Lionel Messi tenía 12 años y, lógicamente, todavía no era la estrella que es hoy en día. Igual, sus destellos de calidad consiguieron obnubilar a los entrenadores de inferiores de River, que tras la prueba intentaron ficharlo. Aunque toda su magia no alcanzó para que suceda lo mismo con los dirigentes, que no quisieron costear su oneroso tratamiento de crecimiento y le dejaron la puerta abierta para que inicie su conocido camino en Barcelona.

Lo cierto es que aquella imagen que no fue, la Pulga la transformó en realidad por unos segundos apenas finalizó su participación en el Mundial de Clubes: fue hasta el vestuario del equipo de Núñez y pidió cinco camisetas del millonario, la de Leonel Vangioni, entre otras. Cuando se estaba retirando, se fotografió con el famoso utilero del club Pichi Quiroga.

Allí inmortalizó su postal con la casaca de River colgada del cuello, que podría haber sido una constante en nuestro país si los dirigentes a cargo de las decisiones en el 2000 se tomaban el atrevimiento de hacerle caso a una corazonada, luego de verlo brillar en una de las tantas pruebas que le realizaron en las que compartió ataque con Gonzalo Higuaín, por ejemplo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia