La desgracia volvió a dominar la escena en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro tras la impactante lesión del gimnasta francés Samir Ait Said el sábado pasado. Esta vez el que padeció una dolorosa y escalofriante lesión fue el halterófilo armenio Andranik Karapetyan.
El deportista de 20 años realizaba su segunda pasada intentando levantar 195 kilos en la categoría menos de 77 kilos que lo tenía como aspirante a una medalla. Sin embargo, el destino le jugó una mala pasada y lo transformó en noticia por la lesión.
Karapetyan llevó la barra hasta su cuello y realizó el esfuerzo final para trasladarla hasta arriba de su cabeza para lograr la habilitación del jurado. Cuando estiró por completo sus brazos con la pesa en el aire, su codo cedió ante el esfuerzo y realizó un movimiento antinatural.
Rápidamente dejó caer las pesas y salió corriendo para afuera del escenario, mientras un auxiliar lo intentaba ayudar sin poder comprender lo sucedido.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia