Luego de ser retirado en ambulancia dentro del propio campo de juego en medio de un llanto desconsolado, el delantero de San Martín de San Juan fue trasladado directamente al Hospital Rawson. Allí, con ciertas dificultades por ser un día feriado y no contar con cama disponible para atenderlo, le realizaron las primeras atenciones ante la fractura de tibia y peroné que le produjo el choque con arquero de Boca.
Poco más de 25 minutos del complemento se llevaban disputados cuando la tensión invadió el terreno de juego en el que se medían San Martín y Boca. Apenas se produjo el choque entre Agustín Orion y Carlos Bueno, las muecas de dolor del delantero "verdinegro" encendieron de inmediato las alarmas.
Fue sólo cuestión de minutos para que se confirmara lo peor. En medio de un llanto desconsolado el atacante debió ser retirado cuidadosamente en camilla, para esperar que luego ingresara la ambulancia al propio campo de juego y se lo llevara directamente al Hospital Rawson.
Algunas horas después aparecieron las primeras fotos del uruguayo, aun con su rostro invadido por el dolor, dentro del nosocomio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia