Mientras en el predio de la AFA de Ezeiza la Comisión Normalizadora confirmaba el arranque del torneo de Primera División para el 26 de agosto, en simultáneo, los dirigentes de la B Nacional ratificaban su rebeldía exigiendo con mayor dureza mejores ingresos y acentuando su postura de no arrancar el torneo, decisión que afecta en consecuencia al Federal A en el que competirán Juventud y Gimnasia y Tiro.
Si bien se especulaba que la competencia para santos y albos arrancaría el 28 de este mes con el clásico en el Gigante del Norte, el hecho de que la segunda categoría del fútbol argentino se mantenga en pie de guerra y la posibilidad de que la mayoría de los clubes del Federal se plieguen a la demanda, tornaría aún más incierta la fecha del inicio para los salteños.
Por tal motivo, el titular de la entidad antoniana, José Muratore, junto al gerente Sergio Torrado, se reunirán hoy con el presidente del Consejo Federal, Pablo Toviggino, para exigir celeridad y prontas soluciones para las necesidades de los clubes del ex Argentino A, a quienes no los sostiene la TV y sus ingresos son las recaudaciones, por lo que serán los principales perjudicados por el parate. Los dirigentes del santo plantearán ante el CF las dificultades a la espera de una solución rápida.
En otro orden, como para amenizar deportiva y económicamente la larga espera, Juventud jugaría el domingo un amistoso con San Martín de Tucumán, con público. El clásico con Central Norte le dejó un consuelo de alrededor de 6.200 entradas vendidas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia