África y el rally parecen no ser correspondidos y ayer se sumó un nuevo capítulo de violencia e inseguridad cuando el salteño Kevin Benavides y el inglés Sam Sunderland fueron demorados violentamente a punta de pistolas y fusiles por la policía de Marruecos, durante la quinta y última fecha del Mundial de Rally Cross Country.
Cabe recordar que en 2008 rally Dakar sufrió una modificación de su recorrido (y continente) tras 28 años de competencia entre Europa y África, debido a que insistentes amenazas terroristas obligaran a cancelar la prueba. Fueron justamente las muertes de cuatro ciudadanos franceses y tres militares en Mauritania, a días de que largara de esa edición, lo que hizo que el gobierno francés le sugiriera a ASO, empresa a cargo de la realización de la competencia, que cancelara la prueba.
Lo comentó el piloto Xavier Foj durante el Dakar 2016 a El Tribuno: "En África pasaban por arriba de minas y morían".
"Es un shock muy importante cuando uno tiene tres días a pilotos en tus brazos. No lo olvidas más. Pero yo sigo en el Dakar por pasión, nuevos desafíos y con mucho espíritu", reveló en el campamento de La Rioja.
Pero, ¿qué pasó con Benavides ayer?, según contó el piloto salteño como su padre Norberto Benavides, durante la segunda etapa que lideraba Toby Price, en un tramo de la competencia, sus inmediatos perseguidores fueron retenidos por la policía a punta de pistolas y fusiles en la cara. Después fueron liberados, pero ya nada volvió a ser igual.
La organización tuvo previsto acortar el tramo en 105 kilómetros, de los 291 que iban a ser en un primer momento. Sin embargo Kevin se desconcentró y no pudo completar una buena carrera.
El salteño, enojado, comentó: "El inicio fue nefasto. Estoy bastante molesto por lo que sucedido esta mañana (por ayer): sin más, miembros del ejército me dieron el alto y me retuvieron a mí y a Sam (Sunderland), para dejarnos ir después de perder tiempo. ¡No lo podía creer! Me desconcentraron bastante, pero parece que al final nos van a devolver el tiempo y cambiará la clasificación. Estaba dispuesto a alcanzar a Toby (Price) -líder de la prueba- y me cortaron el ritmo. Por lo demás, todo bien. La moto está perfecta y mañana (hoy) tocará atacar para intentar recuperar el tiempo perdido hoy".
Su padre habló con este matutino y contó que "era una zona por la que, al parecer, no se podía pasar. Toby Price pasó a fondo, cuando venía Kevin le salieron un montón de tipos, policías, con pistolas y fusiles. Lo hicieron parar y le apuntaron a la cara. Fue una situación bastante violenta".
Norberto dijo que la demora fue al salteño y a otros dos pilotos: "Lo pararon a él, a Sam Sunderland y a otro piloto más pero de una manera tremenda. Se cortó la carrera y la volvieron a largar, pero Kevin quedó completamente nervioso y desconcentrado, se perdió dos veces y quedó asustado".
Pese a la situación, el padre llevó tranquilidad, especialmente para su familia: "Está todo bien, ahora está más tranquilo, pero quedó séptimo".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia