James Haggertly, fanático del Manchester United, compró una pizza y al abrir la caja se encontró con el rostro de Pep Guardiola, director técnico de Manchester City.
Molesto, reclamó que le cambiarán la pizza, pero se negaron. "Me dijeron que veía cosas, pero no estoy loco. Sé lo que ví", aseguró el hincha del United.
Haggertly demandará a la pizzería para que le devuelvan las 7.5 libras que costó la pizza y 5 mil libras más por daños psicológicos.
"No puedo pedir pizza nunca más. Cada vez que pienso en ello, veo la cara de queso del bastardo del City. Estoy convencido de que me lo hicieron a propósito. No he dormido desde entonces. Cada vez que cierro los ojos, lo veo a él, burlándose de mí", concluyó el inglés.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia