Una buena cantidad de público (unas 11.200 personas) presenciaron el clásico entre santos y albos en el Martearena, número que refleja la gran expectativa que generó este enfrentamiento.
Los hinchas antonianos ocuparon en su totalidad la tribuna sur y tres gajos sector de la preferencial y fueron mayoría en este clásico salteño; en las plateas también se vio mucha gente de Juventud. En tanto que los simpatizantes millonarios llegaron en menor número para ubicarse en la popular norte, con algunos claros también en la zona de platea. Pero igualmente con sus cánticos (nada de bombos ni banderas por la prohibición de la Policía) se hicieron sentir.
La mayor eficacia de los jugadores de Juventud le dio a su gente la alegría que venía un poco contenida desde aquel partido que empataron con San Martín de Tucumán.
Por otro lado, el titular de la entidad santa, José "Pepe" Muratore, aclaró un entredicho que se suscitó con la Policía, que en un principio no dejó que la gente se dirija a las boleterías del estadio para adquirir las localidades. "El miércoles habíamos arreglados unas cosas con el comisario Díaz, pero cuando llego esta tarde (ayer) me doy con que Ferrufino dio la orden de que los que no tenían entradas no podían pasar. Hablamos y se solucionó el mal entendido para que los hinchas puedan adquirir las localidades", dijo Muratore.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia