Jamie Vardy es el hombre más decisivo para que este Leicester City alcance la gloria. Además de guiar a los foxes a su primer título en 132 años de historia, el nacido en Sheffield alcanzó un récord histórico en la liga inglesa al convertir durante 11 partidos consecutivos, superando a Ruud van Nistelrooy que había conseguido hacerlo en 10 encuentros seguidos durante su exitosa etapa en Manchester United en 2003.
Vardy hizo la cuantiosa suma de 22 goles y para hubicarse en el podio de la tabla de goleadores solo por detrás de Harry Kane y Sergio Agüero.
Fue clave en el juego de los de Claudio Ranieri y su gran momento despertó el interés de muchos, hasta de Roy Hodgson quien ya lo citó para que represente a Inglaterra. Pero no siempre fue todo luces y estrellas para el de 28 años.
La actual sensación de la Premier hace tan solo cuatro años, en 2011, jugaba en la séptima división del país británico, defendiendo los colores del Halifax. Un claro ejemplo de que si uno no se da por vencido y persigue sus sueños, a pesar de todo, los puede lograr.
Sheffield Wednesday vio crecer deportivamente al delantero a quien a sus 16 años, a pesar de ser el goleador del equipo y jugador de las juveniles de Inglaterra, los dirigentes decidieron rescindirle el contrato por ser muy bajo. Así lo aclaró Vardy en una entrevista con la BBC: "Era demasiado pequeño y decidieron no contar conmigo". Un verdadero golpe para un chico que recién empezaba a mostrar sus primeras armas y de un momento a otro se quedó sin equipo.
Eso provocó que el por entonces adolescente se metiera en problemas fuera de las canchas y, tras una pelea callejera, la policía lo obligó llevar una tobillera electrónica durante un año y a cumplir un toque de queda. Sin embargo, Jamie nunca bajó los brazos, decidió cambiar su estilo de vida y volver a las canchas.
Comenzó su carrera profesional en 2007 con Stocksbridge Park Steels donde ganaba 30 libras semanales (que serían menos de 440 pesos argentinos). Tras tres temporadas, emigró al Halifax Town en la temporada 2011-2012 para jugar en la Northern Premier League (séptima división inglesa). En tan solo una temporada fue goleador con 27 tantos y se adjudicó el premio "Player's Player of the Year".
Esto hizo que el Fleetwood Town de la Conference Premier (quinta división) decidiera sumarlo a sus filas en agosto de 2011 y nuevamente la rompió. Sacó campeón al equipo gracias a sus 30 goles, lo que le valió el premio al "Jugador del Año" y empezaba a ser visto como un diamante en bruto.
Fue Leicester City quien lo fichó por una suma récord para la división de la cual llegaba, un millón de libras. Los foxes estaban en Championship (segunda división) cuando aquel delantero "demasiado pequeño" arribó en 2012.
Juntos llegaron a la Premier League tras ser campeones del Championship en la temporada 2013-2014 donde hizo la para nada despreciable cifra de 16 goles.
Este año el técnico de la selección de Inglaterra, Roy Hodgson, lo convocó por primera vez el 21 de mayo. Debutó el 7 de junio en el empate 0-0 ante Irlanda, entrando como sustituto del capitán Wayne Rooney.
Fue una temporada de ensueño la de los foxes, quienes pasaron de salvarse del descenso la campaña pasada a ser los campeones de la Premier League. Gran parte de este logro es gracias a Vardy y su hambre de gol constante. Pero eso no alcanza para evaluar al delantero de Leicester como la más relevante revelación porque sería injusto no destacar que en el partido por la jornada 14, ante Manchester United, superó el récord de Ruud van Nisterooy al convertir en 11 encuentros consecutivos. Además del delantero holandés, otras glorias quedaron atrás de Vardy: Shearer, Wright, Henry, son los más renombrados. Una curiosidad para destacar es que Claudio Ranieri, el actual entrenador de Leicester City, era el DT de Fiorentina cuando Gabriel Batistuta hizo goles en 11 partidos consecutivos, algo que su actual 9 emuló.
Por si fuera poco, el de 29 años fue elegido en el once ideal de la Premier League de la actual temporada por sus colegas y estuvo muy cerca de ser el mejor jugador de la temporada sino fuera por su compañero de equipo, Riyad Mahrez.
Además la asociación de periodistas de fútbol del país británico, la FWA, lo eligió como el mejor jugador del año por delante de Mahrez y otro compañero suyo, Kante.
Jamie Vardy es un claro ejemplo de cómo cambiar a tiempo y perseverar en la búsqueda de un sueño.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia