Hablar de Javier Pizzolito es referirse al piloto argentino más veloz de motos, ya que sobre sus espaldas lleva ganados cinco campeonatos nacionales de Rally Cross Country de 2009 a 2015 (salvo 2012 y 2013), corrió seis ediciones del Dakar y alcanzó su mejor puesto, el octavo, en 2013. Este año terminó segundo en el Desafío Ruta 40.
Con todos esos pergaminos, el oriundo de Pinamar compartirá equipo en el próximo Rally Dakar con el debutante salteño Kevin Benavides, a quien elogió en una entrevista exclusiva con El Tribuno en Río Negro.

Kevin hace su presentación en la competencia, mientras que vos sos considerado uno de los pilotos con más experiencia, ¿qué significado tiene el Dakar?
Hace rato que entiendo al Dakar como una carrera mundial y que de hecho lo es. Los pilotos argentinos, más allá del equipo de cada uno, debemos apoyarnos para lograr una buena posición general para pelear la carrera.

En base a tus años en la competencia, ¿qué viste en Benavides?
Veo un piloto con mucho potencial, futuro y principalmente muy rápido. Ha tenido por desgracia un comienzo con un golpe (en el Desafío Ruta 40), que al final del camino le ha servido mucho, porque ha aplacado su ansiedad por ganar y le ha venido bien. Después fijate que ha ganado un Dakar Series, que no es poco, ha tenido una gran participación en el Mundial de Marruecos y en Villa Regina ha hecho una muy buena carrera en el Cross Country.

Ojalá que en el Dakar, que es un mundo aparte y es muy largo, lo pueda capitalizar también a su favor. Sin dudas, hay muchísimo futuro en él.

¿Le diste algunos consejos?
No, somos todos profesionales y en la medida de respetar cada uno su perfil, trato de trasladarle mi experiencia especialmente en la regularidad que él necesita, ya que velocidad tiene.
Si fuese otro perfil de piloto, diría que hay que buscar la velocidad porque sino a un determinado ritmo no llegás. Una parte del trabajo la tiene cumplida y será cuestión de que Kevin encuentre su ritmo para poder avanzar en el clasificador.

¿Te perjudica que sea muy veloz?
A mi no me modifica en lo más mínimo. Como él hay un montón de pilotos más en la grilla y, en ese sentido, para mí tenemos que ir todos juntos a pelearla en la tabla general. Por supuesto, cada uno tiene que hacer uso de su fortaleza.
Yo tengo alguna experiencia en esto, trato de leer la carrera y su desarrollo.

¿Cómo es la relación cotidiana entre ustedes?
Hemos pegado un muy buen clima de trabajo, así que en ese sentido es positivo. Él al tener esa velocidad y un gran futuro, es mucho mejor tenerlo de compañero de equipo.

Siendo principiante, ¿qué es lo primero que debe saber del Dakar?
Hoy hay mucha exposición de la carrera y en los videos se ve cada estrategia como se paga. Hoy más que nada la administración de recursos es la clave. Si tenés velocidad, hay que administrarla para que esa velocidad no vaya deteriorando la moto ni el físico. A su vez, esa administración no debe hacerte caer en un ritmo lo suficientemente lento como para que se te vaya la punta. Esa complejidad es lo que hace al Dakar tan atractivo.

¿Cuál es tu objetivo para tu séptima competencia?
Terminar mejor que el octavo puesto de 2013. Con 200 mil kilómetros corriendo y con siete años de navegación, creo tener ventaja. Siempre se pierde tiempo abriendo ruta, pero tampoco subestimo.

¿Suponés cuál será la etapa más complicada?
Belén-Belén va a ser muy interesante y Fiambalá también, pero todo el Dakar es duro.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia