Jeremías González Ferioli ingresó en la historia del Dakar en 2014 como el más joven en correr el rally, pero este novel piloto cordobés de cuatriciclos, de solo 19 años, rompió su propia marca ganando en la edición 2015 primero una etapa y finalmente llegando al podio de la categoría con un brillante segundo puesto.
"El año pasado fui el más joven y ahora el más joven de la historia en ganar una etapa. Significa que algo estamos haciendo bien", dijo Jeremías después de ganar la terrible jornada que unió el salar de Uyuni, en Bolivia, con Iquique, en el norte de Chile, superando lluvia, granizo y nieve, a temperaturas bajísimas.
Ese día, con los ojos aún muy irritados por la sal que se le había filtrado porque sus antiparras se habían roto en la ida hacia el salar, Jeremías relató su pequeño calvario con mucho humor y reveló incluso que ignoraba en qué posición había terminado la carrera hasta que se lo comunicaron al cruzar la meta.
"Largué último, estuve una hora y media frente a un río que no podía cruzar, y la pasé muy mal. Tiritaba del frío, no me podía bajar del cuatri, la pasé muy mal, me dieron ganas de no seguir y de volverme a casa", confesó el piloto cordobés.
Su actuación fue extraordinaria, considerando que a Buenos Aires regresaron menos de veinte cuatriciclos de los casi cincuenta que habían largado hace dos semanas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia