Con la tristeza por la eliminación dibujada en su rostro, el DT de Juventud Antoniana, Juan José López, se refirió a la derrota en Andalgalá e hizo hincapié en el proceso y en el sacrificio de sus jugadores. También se refirió a la mano no cobrada a Martínez en el primer gol de Aconquija, a las razones por las que agotó todos los cambios prematuramente y, pese a no decirlo abiertamente, abrió una puerta al referirse a su posible continuidad en el santo.
"Nos hicimos fuertes ante los candidatos, como con Defensores de Ramallo, que era el Barcelona de esta categoría, porque así se lo denominaba, no porque lo diga yo. Estábamos en ventaja faltando 25 minutos, pero se nos lesionaron dos jugadores y quedamos con dos menos. Me siento orgulloso de los jugadores, de todo lo que dieron en el día a día y la entrega", ponderó el DT, para luego puntualizar en los cambios, el imponderable de las lesiones sobre la marcha y el gol no anulado.
Tras la eliminación de Juventu...

"Por cómo estábamos nosotros, tras el gol de Balvorín había que cerrar el partido, porque si le íbamos a jugar de ida y vuelta no estábamos para hacerlo; no hay que olvidarse el desgaste de los dos centrales con los dos puntas de ellos, Farías y Martínez, es difícil aguantarlos. Tratamos de fortalecer la defensa. Desde el banco vi cómo fue el gol del empate, el árbitro y el línea no lo vieron. Aunque duele, a veces a estas cosas hay que entenderlas y aceptarlas. Dejamos todo y nos ganó bien Aconquija, nada más. Sentimos el ritmo de partido que nos impusieron y hay que reconocer cuando te superan. Me identifiqué mucho con este grupo que nunca se guardó nada. Terminamos jugando con Montero con el tobillo a la miseria y con Gorostegui desgarrado. Por momentos hicimos callar el estadio y eso es lo que vale. El cansancio y el esfuerzo nos pasó factura", reconoció.
A la hora de referirse a su continuidad, el ex técnico de River fue cauto, pero a su vez develó sus ganas de seguir. "Todavía tengo el corazón a 180 pulsaciones y estoy procesando el partido con rabia, porque estos chicos se merecían más y no se pudo. El tiempo dirá. No me gusta anticiparme a los hechos. Voy despacio, me gusta ser coherente con lo que hago y digo. Uno siempre tiene ganas de seguir, porque tiene la pasión. Y cuando encontrás un grupo como este dan ganas de seguir. Tuve hombres, jóvenes que se hicieron hombres y lo demostraron, eso hizo que hoy estemos entre los cuatro mejores", concluyó J.J. con emoción.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia