"Los japoneses no creían que éramos argentinos". La frase es de Jorge Gómez (h), de 22 años, al describir el partido que tuvieron ante los nipones en el Mundial U23 de béisbol, que se disputó entre fines de octubre y principios de este mes en México, donde el salteño se destacó entre los mejores bateadores de la competencia.
Junto a su papá, también Jorge Gómez -referente del béisbol y del hockey local-, el pelotero del seleccionado argentino visitó la redacción de El Tribuno para contar sobre el inolvidable torneo en el que justamente Japón fue el campeón.
"Las primeras entradas fueron parejas e íbamos 3 a 2 abajo. Para nosotros jugar nueve innings con los japoneses ya es un logro y ellos estaban asombrados por nuestro nivel. No creían que éramos argentinos", dijo el juvenil de Popeye.
"Corcho", como lo conocen en el mundo del béisbol, fue el único jugador que estuvo presente en todos los compromisos de Argentina en el Mundial y tuvo un gran promedio de bateo: 406, convirtiéndose en el décimo jugador del campeonato. Se ubicó quinto en conexiones de hits, con un total de 13 palazos y fue decimoquinto en promedio de "embasado" (llegar a destino).

Un notable crecimiento

En el balance final del Mundial U23, Los Gauchos tuvieron una gran performance al ganar tres partidos y quedarse con el noveno puesto. Además de Gómez, otros ocho representantes de la provincia integraron el plantel: Franco Arce, José Gerez, Facundo Pizarro, Lucas Ramón, Bautista Ramón, Luciano Schiavoni, Matías Silvera y Ezequiel Talevi, más el coach Gabriel Sansó.
La selección albiceleste le ganó a Austria (13-3), Sudáfrica (15 -7) y a República Checa (9-2) y fue una de las revelaciones, teniendo en cuenta que anteriormente (y en otras competencias de menor nivel), Argentina podía llegar a ganar un juego.
Jorge Gómez -padre- cree que el crecimiento se debe a que "esta es la tercera generación de beisbolistas. Los chicos del seleccionado son nietos e hijos de exjugadores y llevan a este deporte en su ADN".
"La primera generación solo tenía bates de madera, pero no muchos elementos más. La segunda si bien tuvo elementos, no tuvo internet ni partidos de béisbol por televisión y en cambio ahora un chico de acá sabe perfectamente quién es el segunda base de Los Indios de Cleveland", agregó "Coladera".
El jugador argentino dijo que si bien regresaron conformes con el resultado final, "podríamos haber ganado algún partido más, como ante Venezuela, en los que no nos salió nada. Fue nuestro peor partido".
Sin embargo, la brecha entre selecciones consideradas potencias mundiales (como Venezuela) y las "cenicientas" (como Argentina), se fue achicando y hoy no es una utopía pensar en una victoria.
"En lo único que hoy nos ganan es en los pitchers. Son pocos los jugadores que tiran duro en Argentina y ellos son muchos. Esa es la diferencia que tienen respecto a nosotros y estamos a un solo paso", explicó su papá.
De hecho, para "Coladera" Gómez, el Sudamericano de mayores que ganó Brasil días atrás ante la Argentina, fue porque "se dieron cuenta que tenían que traer a los mejores. Ya no sirve poner un equipo B, ese que antes nos ganaba. Ahora si no queman sus naves ante nosotros, van a perder".
Con cuatro títulos Sudamericanos en la mayor y un buen torneo en el Mundial U23, el béisbol nacional sigue creciendo.

El hockey, su otra pasión

Jorge Gómez también juega en el combinado salteño de hockey, además de hacerlo en la primera de su club (Popeye). “El béisbol y el hockey me gustan por igual”.

Al igual que su primo “Corcho”, Federico Gómez también se destaca en ambos seleccionados, y de hecho Carlos Retegui lo tuvo en cuenta para Los Leones.

Para el jugador no hay béisbol o hockey, sino los dos juntos. “Quiero ver la posibilidad de jugar en un equipo profesional que tenga las dos disciplinas”, cerró.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia