Sorpresa en el Salta Polo. Jorge Monroy se alzó con el título del 50 Abierto del Norte, luego de ganar el desempate frente a Sergio Acevedo, con quien había finalizado primero tras la cuarta y última ronda de este tradicional torneo de golf. Torneo que pisó fuerte en Salta y que llegó para quedarse.
Monroy se terminó llevando el premio mayor con un marcador de 273 golpes (-11), al igual que Acevedo. Una muy buena performance que se construyó a la sombra del principal trío de la cancha. Y ese fue un premio extra, dejar en el camino al mismísimo Angel Cabrera, quien finalizó tercero, con 274 golpes y 10 por debajo del par.
El Pato parecía ser el dueño de la soleada y agradable tarde en el entretenido mano a mano que armó junto a Martín Contini; una disputa a la que ayer se sumó Acevedo. Los tres fueron acompañados, hoyo a hoyo, por decenas de personas que se expresaban con cada impacto.
Pero pocos advertían que en el grupo anterior, que había salido diez minutos antes y que tenía mucho menos espectadores, Monroy venía pidiendo pista. Acompañado por su hijo Jorge Lautaro, su descarga a tierra y su fuerza extra, el jugador tucumano de 34 años logró una remontada excepcional: había finalizado quinto el sábado y en la jornada final, los cuatro birdies que consiguió en la ida le permitió meterse en la pelea y mantener sus chances hasta el cierre. En el primero de los últimos 9 hoyos consiguió otro birdie y desde allí se mantuvo con el par de la cancha. Los dos bogey que cometió fueron nada ante los tres de Cabrera y esto es lo que terminó minando las posibilidades del exganador del Master de Augusta (2009) y del US Open (2007), de coronarse en Salta. Además, su baja cantidad de birdies: apenas tres, fue otro detonante de una tarde no deseada.
No obstante, el Pato fue una amenaza latente hasta que llegó al 16, en donde cometió su peor pecado: un doble bogey que terminó por sacarlo de carrera definitivamente.
"Un poco de bronca, venía tranquilo, en el 16 me equivoqué de palo, me costó un doble bogey y bueno, esto es así", dijo Cabrera a Alentandooo.
Acevedo, por su parte, fue regular con cinco birdies y dos bogey. El bonaerense nunca se bajó de la pelea grande. "Jugué muy bien la vuelta, tuve paciencia, en el play-off la tiré pesada, me faltó suerte", resumió.
Y si Monroy sorprendió con su gran remontada (cabe recordar que en el primer día de competencia había terminado con un golpe más que el campo), también fue sorpresa que Martín Contini haya perdido el rumbo luego de un gran torneo.
Este joven tucumano aficionado comenzó a la altura de sus rivales con un birdie, bajó la efectividad con dos bogeys seguidos y se recuperó con un águila. De todos modos, nada fue igual para él desde el décimo hoyo: un doble bogey primero, un bogey después, y luego uno más, y otro doble... Esta joven promesa finalizó el noveno lugar con 278 impacos y -6.
Contini fue la gran revelación del certamen salteño, un joven con futuro dicen los expertos.
"Fueron 9 hoyos malos nomás, analizando en frío hice un gran torneo, me di la posibilidad de jugar dos días en el último grupo y pelear, por cosas del golf perdí una pelota en el 10 y de hí no pude volver más", le dijo a El Tribuno antes de la coronación del sorprendente Monroy.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia