¿En qué quedó la asamblea en Juventud?
Las decisiones ya están firmes para hacer las elecciones en diciembre. Sería importante tener un gobierno de transición y que se arrimen todos. No tengo recelos con nadie y que vean cuál es la situación de Juventud. Qué acompañen porque tampoco Muratore es mago. El grupo de Muratore tampoco se puede dar abasto. Que se arrimen todos con la idea de ayudar, no de poner palos en la rueda. Voy a mostrar los balances que ya están, que los estudien y muchos se van a sorprender por su estado. Gracias a Dios. Como digo todos los días y en todos lados, si sale alguien que me pueda convencer y reemplazarme no me quepan dudas que lo voy a acompañar. Pero si yo hasta diciembre no veo a nadie, voy a seguir en el club porque tampoco todo lo bueno que se hizo hay que estropearlo así nomás.

¿Cómo se logró ese orden?
Fue un esfuerzo muy grande que se realizó con una administración austera y que le la tranquilidad al socio.

¿De qué forma generaron los recursos para afrontar?
Se generan recursos con los sponsors, con amigos, con los bingos que se hicieron. En una semana estaremos lanzando el nuevo bingo televisado. Con ese criterio y la idea de seguir haciendo crecer a la institución. Cuando le demostrás a la gente que estás haciendo bien las cosas y que este proyecto tiene credibilidad, la gente se suma. Me acuerdo que cuando volví y dije voy a hacer las cabinas de transmisión, lancé la campaña de la bolsa de cemento y se juntaron casi 400 bolsas.

Le demos un párrafo aparte al Paseo de la Familia...
El Paseo de la Familia para mí tuvo mucho de positivo porque le dio un ingreso interesante a Juventud, económicamente y hoy, dispone de 60.000 o 70.000 pesos de ingresos. Eso da cierta tranquilidad porque cómo podés mantener un club con 300 socios que están pagando una cuotas de 100 pesos, 50 pesos, y 30 pesos, ¿qué juntas? 40.000 pesos al mes. Cómo haces para que Juventud aguante un presupuesto que tuvo este año entre 600 o 650 mil pesos entre cuerpo técnico y jugadores. Quedan deudas, las transitorias, la mitad de abril y mayo, que cumpliremos. Y recibí críticas por el convenio que se hizo con este paseo y ellos mismos por acta aprobaron. Es feo en la vida firmar con la mano y borrar con el codo. Pienso que eso no es lo mejor. Hay que tener claridad, transparencia y compromiso.

¿Y las inferiores?
Nunca se las descuido. En todas las categorías estamos entreverados peleando la punta. Tenemos cinco o seis chicos que ya compartieron con el plantel de primera y al que ahora se sumarán (Gabriel) Tello y (Cristian) Chavarría. Hay que dar valor a (Tomás) Assenatto, (Joaquín) Iturrieta y (Diago) Giménez; eso es dar trascendencia. Se está trabajando no de la forma que se merece Juventud. Capaz que eso sea algo que yo mismo me lo pueda reprochar, pero hay prioridades y es lo que uno enfoca.

¿Por qué eligieron a J. J. López?
Me demostró que labura. El Beto (Pascutti) se sentaba en el banco y el que trabajaba era el profe Bistolfi, el preparador físico. No, J. J. se para en la mitad de la cancha, te para cuatro o cinco veces la jugada. Le pegaste mal a la pelota y lo volvés a hacer. Es un técnico de otro nivel. Había un compromiso de que vuelva el Tano Riggio, pero llegó a la final y tiene contrato con Unión Aconquija por otro año. Y eso simplificó las cosas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia