Vivió su debut como DT de Juventud Antoniana y su regreso al ruedo en un banco de suplentes con intensidad, vehemencia y desparramando indicaciones por doquier. Y al finalizar el encuentro no abundó la autocrítica en su discurso, pese al empate con el peor equipo de la zona en condición de local y a la fragilidad defensiva que evidenció el santo, en un partido en el que no le servía otra cosa que un triunfo para meterse en zona de virtual clasificado al final de la primera rueda y en la antesala de un clásico con Gimnasia y Tiro.
“Pese al empate, que no era lo que queríamos, al equipo lo veo con buena actitud. Los jugadores tenían una presión extra con toda esta urgencia, pero la actitud y las ganas de mejorar están. Esto recién comienza, nos estamos conociendo y aún tenemos que ajustar muchas cosas. Nos faltó cerrarnos mejor cuando estuvimos en ventaja, pero nos descuidamos. Presionamos arriba, pero la cancha estaba rápida y cometimos errores en el traslado, esas fueron las circunstancias. El balance es positivo y me quedo con la entrega de los jugadores, porque absorbieron los conceptos que hablamos en la semana”, manifestó el ex DT de River, para luego ahondar: “Tenemos mucho por trabajar de cara al clásico con Gimnasia. A estos chicos no les hace falta una motivación extra porque saben lo que significa un clásico y lo que se juegan”. Con relación al arbitraje de Sebastián Mastrángelo, consideró: “Se equivocó para los dos lados, no fue influyente. No me voy a apañar en los errores del árbitro para justificar los nuestros. Nosotros somos los que tenemos que estar atentos para que los rivales no saquen ventajas de nuestros errores”, advirtió Jota Jota en el final.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen



Comentá esta noticia