La Selección argentina de básquet para sordos e hipoacúsicos, Los Topos, culminó ayer su preparación en Salta donde incluyó dos amistosos, entrenamientos en el Polideportivo de San Ramón de la Nueva Orán y hasta una salida de paseo y compras a Bolivia.
Casi la totalidad del equipo se presentó el jueves en el norte provincial y, por supuesto, uno de los primeros en arribar fue el capitán Juan Aude, quien se tomó un tiempo y dialogó -de todo- con Alentandooo.com.

Anoche, al término de la nota con este matutino, el seleccionado disputaba el segundo y último encuentro con la Selección de Orán. Después, cada jugador regresaba a su ciudad natal.
De 26 años y estudiante de Ingeniería Industrial, el platense reconoció que "nunca me gustó el básquet, aunque ahora lo disfruto un poco". También dejó un mensaje para los padres de los jóvenes con capacidades diferentes: "Debería ser obligación incluir a sus hijos en algún deporte. Si uno no los incluye, los está eliminando socialmente en forma humana". Y dijo que "lo bueno es que cada persona viene fallada a su manera"

¿Qué balance hacés de la visita de Los Topos a Orán?

Fue muy lindo estar en Salta. Tenemos a los hermanos Carlos Nicolás y Andrés Montero jugando acá; el viaje fue largo pero valió la pena.

Más allá de los amistosos que jugaron ante Unión Orán y el seleccionado oranense, vienen de un histórico sexto puesto en el Mun dial de China, ¿cuál es el objetivo que se plantearon para este año?

El objetivo es claramente el Panamericano de Canadá, en mayo, donde queremos llevarnos como máximo un segundo puesto o una medalla. Tenemos que conseguir uno de los tres lugares para los Juegos de Turquía del año que viene (las Sordolimpiadas), y el objetivo primordial es traer una medalla, no importa de qué color. Después veremos si podemos seguir escalando posiciones.

Hablaste de los hermanos Montero, nuestros representantes, ¿cómo podrías describirlos?

Andrés, el más grande, es un tipo muy laburador, muy abocado a lo que hace. Es el más sensible y el más difícil de tratar, porque cuando baja su ritmo cuesta mucho subirlo, pero es un tipazo.
Para nosotros es uno de los pilares del equipo por su humildad y por su trabajo.
Nicolás, en cambio, es un gran jugador, muy completo y que está creciendo, tiene mucho futuro. Es un poco más temperamental y también es un gran basquetbolista que nos sirve mucho tanto en ataque como en defensa.

¿Qué se puede saber sobre tu vida personal, tenés hipoacusia de nacimiento?
Fui perdiendo la audición entre los 6 y 7 años, no sabemos bien por qué, yo estaba entre segundo y tercer grado.
Fui perdiendo progresivamente y creo que en menos de una semana tenía un 95% de pérdida en los dos oídos y fue bastante extraño porque no fue a causa de ninguna enfermedad ni nada, es como algo genético. Mi hermana al llegar a los 6 o 7 años le pasó lo mismo. Son cosas que pasan, algunos no pueden ver, otros escuchar, cada uno viene fallado a su manera y es lo lindo de todo esto.

¿Y cómo llegó el básquet a tu vida?

Cuando tenía 6 años comencé con destreza, fui a fútbol, luego a natación, hasta que a los 10 un amigo me llevó a un entrenamiento de Atenas de La Plata.
La verdad que a esa edad era alto y tenía buena habilidad. Fui escalando categorías muy rápido y a los 15 debuté en primera.
Mi caso es bastante raro, como que nunca me gustó jugar, siempre lo tomé como un reto, un desafío personal y ahora recién lo estoy empezando a disfrutar.
El tema es que yo quiero ganar todo lo que juego y me traiciona, porque en lugar de disfrutar lo termino sufriendo.

¿Cuál es el mensaje que le das a los niños que tienen capacidades diferentes y quieren hacer depor tes, pero tienen temor de ser marginados?

El mensaje más bien no va para los chicos, sino que va para los padres: debería ser obligación incluirlos en algún deporte.
Si uno no los incluye en alguna actividad deportiva, los está eliminando socialmente en forma humana.
El deporte es una de las cosas más importantes en la inclusión social, donde uno se siente muy cómodo y no debería haber racismo.
El mensaje es para los padres. Ellos no deben aislar a sus hijos, deben inculcarles la conducta deportiva.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia