En Gimnasia hay sed de revancha por lo que le pasó en el último campeonato. Más allá de haber quedado eliminado en la etapa clasificatoria, la dirigencia renovó la confianza en José María Bianco para que encare su tercer ciclo al frente del plantel. Si bien el mercado de pases ya empezó, la dirigencia no se desespera y esperará el regreso del entrenador para que eleve la lista de jugadores que pretende. De todas maneras, la "billetera" no está para derrochar más de la cuenta y el DT lo sabe.
Juan Carlos Ibire, presidente de la Subcomisión de Fútbol de Gimnasia, adelantó que no habrá muchas contrataciones para lo que viene. "La idea es mantener o mermar el presupuesto con respecto al campeonato pasado, no vamos a traer más de cuatro jugadores con camisetas puestas", sintetizó el dirigente, quien además agregó: "La otra semana nos juntaremos con el técnico para hablar de los refuerzos y empezar a diagramar la pretemporada. La idea es que arranquen el 13 o 14 de julio, pero todo depende del inicio del próximo torneo".
Ibire también dejó en claro que no hubo ofrecimientos de jugadores de la zona, sobre todo de Central Norte. "No nos interesa ningún jugador de Central Norte, ni tampoco hubo ofrecimientos. Todos son rumores pero nada en concreto", señaló.
Con respecto a esta nueva apuesta con Bianco como entrador, el directivo albo sostuvo: "Sin dudas, los créditos se te van gastando, esté será su tercer equipo, tenemos la idea de ser protagonistas y tratar de llegar a la final. El torneo pasado, nosotros mínimamente merecíamos clasificar, la clasificación la perdimos nosotros mismos. Cuando llegó Bianco por primera vez se clasificó al decagonal y, a mi entender, teníamos menos equipo que el último que quedó afuera".
En Gimnasia se apostó a retener la base del equipo y solo cuatro jugadores dejaron de pertenecer al albo (ver vinculado), por ahora Juan Amieva sería el único "nueve" de área que tiene Gimnasia por eso la urgencia es contar con más atacantes. "Necesitamos al menos dos delanteros si o si para lo que viene".
A diferencia de otros planteles, esta vez al dirigencia apostó a mantener la base y tratar de cuidar las arcas del club. De todas maneras, la historia obliga y demanda al albo a tener que pelear desde agosto por un lugar en la B Nacional.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia