El campeón del mundo mosca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), el mendocino Juan Carlos "Cotón" Reveco se mostró feliz el sábado a la madrugada tras la victoria sobre el tailandés Yodmongkol Vor Saengthep por haber "unificado el título", pero reconoció que se enojó consigo mismo por la caída que sufrió en el segundo round.
"Estaba muy bien entrenado con 'Charly' a la cabeza -en alusión a su entrenador, Carlos Rodríguez- y veníamos trabajando para esta pelea desde hace rato y hemos unificado el título. Soy el único campeón y esa es la mayor alegría que tengo", afirmó tras el éxito por nocaut técnico en el quinto asalto.
De todas maneras, el malagüino de 31 años admitió que se enojó por la caída que sufrió en el segundo asalto del combate. "La verdad que me enojé conmigo mismo. La vi a la piña que venía y no la pude esquivar. La vi en cámara lenta y me agarró justo en la punta de la pera. Tiene una mano potente, una derecha bastante rápida y para ser sincero, me agarró muy bien", señaló.
En ese sentido, Reveco, cuyo palmarés es ahora de 35-1-0, con 19 nocauts, reconoció que valió la pena todo el trabajo previo realizado porque se encontró con un rival muy fuerte.
"Esta pelea se venía postergando en dos oportunidades, por un corte primero y luego por la lesión en un brazo" dijo, y señaló: "Trabajamos mucho con mi equipo y la verdad que nos encontramos con un boxeador muy fuerte".
Cabe recordar que la unificación frente al campeón interino de la división se había postergado dos veces por distintas lesiones del cuyano, que supo resistir el mal momento en el segundo asalto y terminó revirtiendo la situación en el polideportivo Gustavo Toro Rodríguez de la ciudad de San Martín.
La prueba se preveía difícil para Reveco y lo fue, aunque justamente por eso sacó a relucir lo mejor de su boxeo.

Si bien besó la lona a causa de un cross diestro que lo golpeó de lleno en el mentón, se levantó en base a una preparación óptima y al respaldo del público, que lo acompañó con vítores cuando lanzó su ataque definitivo.
En el quinto quebró la resistencia del visitante con un gancho al hígado, haciéndolo caer, y tras la cuenta lo remató contra las cuerdas con una combinación formidable.
Esta fue la octava defensa del título que Cotón desde que lo conquistó en Las Heras el 10 de junio de 2011, al noquear en el segundo capítulo al venezolano Jean Piero Pérez.
Asimismo, se trató de la decimoquinta contienda mundialista del argentino, que previamente reinó en la división minimosca en dos períodos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia