El fútbol argentino está de luto. Franco Nieto, jugador de 33 años de Tiro Federal de La Rioja, murió ayer tras ser atacado por un grupo de barras que lo golpearon en la cabeza con un ladrillo. La lista de víctimas fatales por la violencia en el fútbol contaba hasta su fallecimiento 293 personas y, si bien la mayoría de esos casos de hinchas muertos por este mal fueron noticia, ninguno había causado tanta conmoción como la que provoca la del capitán del equipo riojano. Nunca un jugador había sido agredido hasta la muerte pero como la barbarie no conoce de límites, ahora la lista fatal cuenta a uno.

Todo ocurrió el sábado tras que por falta de seguridad ante los ánimos caldeados del partido entre Tiro Federal y Chacarita de Aimogasta, ambos clubes de la liga riojana de fútbol, el árbitro decidiera la suspensión. Había en el estadio unas 600 personas ante un evento de mucho interés social. El operativo policial estaba conformado, sin embargo, por apenas 3 oficiales.

Chacarita perdía 3-1 y la derrota exaltó los ánimos de los jugadores, varios de los cuales fueron expulsados hasta la mencionada suspensión. Cuando el público y los mismos jugadores se desconcentraban del lugar, un grupo de personas del equipo perdedor fue hasta el estacionamiento del club local en busca de Matías Reyes, jugador de Tiro que más repudio causaba en la gente. El futbolista salió del vestuario acompañado por Franco Nieto, su primo y compañero de equipo quien, ante el avance de los violentos, quiso defenderlo, llevándose la peor parte: una golpiza seguida de un ladrillazo en la cabeza, el que terminó causándole la muerte.

Los dichos del DT de Tiro Federal

En declaraciones a TyC Sports, Jorge Cabrera, entrenador de Tiro Federal, relató lo sucedido:
"Es algo lamentable lo que ha pasado, es un pueblo muy chico de la provincia de La Rioja. Tratamos de que el fútbol sea una fiesta de la familia y esto nos ha conmovido a todos, más a nosotros que estábamos cerca, es lamentable".

"El partido, el árbitro, no tuvo nada que ver, fueron algunos cambios donde hubo algunos insultos de los jugadores del equipo rival, creo que eso llevó a que nuestros jugadores reaccionaran pero terminó ahí, tratamos de calmarlo, el árbitro sancionó como correspondía, creo que estuvo bien en las expulsiones y luego lo terminó por falta de seguridad y ahí afuera todos nos sorprendieron".

"Franco había ido con su señora, su hija y su bebé que tiene un mes. Él se fue al auto y encontró a su señora de camino, lograron entrar pero con él salía otro jugador nuestro, Matías Reyes, con el cual la hinchada de Chacarita ya estaba alterada y con el que empezaron de nuevo los problemas".

"Tendría que haber habido seguridad para que ellos no salieran del campo de juego. Franco era un tipo excepcional, un caballero, 33 años ... no era un tipo quilombero dentro del campo de juego, pero los jugadores lo atacaron a él y eso hizo que la gente de la barra viniera. Iba con el primo, Matías Reyes, que también juega acá y a él lo agarraron, pero Franco salió a defenderlo y ahí le pegaron el ladrillazo. Lo golpean, lo patean, estaba consciente, piden la ambulancia, él va consciente hasta el hospital pero después de que le hicieron los estudios y la placa perdió el conocimiento, estamos muy conmocionados acá ...".

"Este es un pueblo donde nunca pasó nada pero había que prevenir, había tres (hombres de) seguridad. Dos en el campo de juego y uno afuera para controlar a 600 personas que había en el estadio, esto es algo muy lamentable, hoy la estamos pasando mal".

"Aparte de ser una gran persona y gran futbolista tenía una familia, queremos que haya justicia, que pague quien tiene que pagar, que se mejore el fútbol. Yo no soy quien para buscar culpables, es un trabajo de la Justicia el ir a buscar al que cometió esta locura, el que hizo esto no es normal, pegarle un ladrillazo a una persona es algo insólito, estamos muy mal. Creo que los que hicieron esto no estaban en sus cabales".

"Acá la policía es muy precavida y aunque no dicen los nombres ya tienen a tres detenidos. Acá nos conocemos todos pero los rumores son muchos, los que quedamos adentro del campo de juego no pudimos visualizar, por rumores tenemos nombres pero no podemos hablar por eso. La que tiene que actuar es la Justicia. Si yo hubiese visto diría quién fue pero creo que la policía ya los tiene detenidos, es gente conocida y nos sorprende porque ellos no han sido quilomberos. Los rumores dicen que no estaban en sus cabales porque un tipo normal no te va a pegar un ladrillazo y se va a escapar. Esperemos, queremos que haya justicia".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia