El centrodelantero Terry Dodd, de Horsham, tuvo una situación imperdible para anotar un gol al Halisham City. Sin el arquero, el punta sólo debía empujar la pelota. Pero los cálculos le fallaron y terminó tirandola afuera. Después de su tiro fallido, Dodd corrió hasta la línea de fondo y le sacó el vaso de cerveza a un espectador. Así, con un largo sorbo, pasó el mal trago de su pifiada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia