El piloto francés Jules Bianchi, quien sufrió un grave accidente en el Gran Premio de Fórmula 1 de Japón, en Suzuka, hace siete semanas, salió del coma artificial, ya puede respirar por sus propios medios y continuará su recuperación en Niza, donde fue trasladado, informaron hoy sus padres.
Los padres de Bianchi, Phillippe y Christine, entregaron un comunicado contando las buenas noticias sobre la evolución del estado de salud del corredor del equipo Marussia. "Casi siete semanas después del accidente de Jules en Suzuka, y su siguiente período muy demandante de cuidados intensivos neurológicos, podemos comunicar que Jules dio un paso importante", señala la información.
"Jules no se encuentra más en el coma artificial que fue inducido después del accidente, pero sigue inconsciente. Está respirando sin ayudas externas y sus signos vitales son estables, pero su condición sigue clasificada como crítica. Su tratamiento ahora entra en una fase relacionada a la mejora de las funciones de su cerebro", continúa el parte.
"La condición neurológica de Jules permanece estable. Aunque la situación continúa siendo seria, y puede permanecer así, se decidió que Jules estaba lo suficientemente estable como para ser trasladado a Francia. Estamos aliviados, de esta forma, al confirmar que Jules fue trasladado por medios aéreos anoche desde el Hospital de Mie en Yokkaichi, Japón, al Centro Hospitalario Universitario de Niza, donde arribó hace unos instantes".
El accidente de Bianchi, de 25 años, ocurrió el pasado domingo 5 de octubre último, cuando su monoplaza chocó contra una grúa que retiraba otro coche del circuito de Suzuka, en el Gran Premio de la Fórmula 1 en Japón.
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia