El 12 enero de 1916 nacía Juventud Antoniana, por iniciativa de los curas franciscanos, orientado al fútbol.
El santo de la Lerma cumple hoy cien años de vida, y desde entonces por el club desfilaron un sinfín de dirigentes y jugadores con la idea de cristalizar logros deportivos.
En la faz dirigencial y en diferentes períodos siempre estuvo latente el gran reto de conformar equipos competitivos, y entre las metas que dieron cabida a generar pasión y entusiasmo entre sus hinchas fue la clasificación a los viejos nacionales de la década del 70, organizados por la AFA, para codearse con los grandes del fútbol nacional, River Plate, Boca Juniors, San Lorenzo de Almagro, entre otros. De Juventud surgieron jugadores de la talla de Juan Pablo Cárdenas (quien jugó en la Selección argentina que se preparaba para la disputa del Mundial 1978) y el Puma Rodolfo Garnica (quien también integró un equipo nacional en los Juegos Panamericanos de 1983).
En los años 90, Juventud nuevamente supo tener protagonismo. El DT Juan de la Cruz Kairuz logró armar el equipo de la epopeya en Río Negro, cuando frente a Cipolletti consiguió el ascenso a la B Nacional.
Duró un año la participación del santo en el torneo de ascenso, porque descendió en la misma temporada (1996-1997). Y luego de la mano de Agustín Comelles recuperó la categoría.
Después llegó el sabor amargo del descenso de 2006 y desde entonces pelea sin éxito por situarse nuevamente en planos superiores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia