Lerma y San Luis ya tiene otro aspecto. Tiene otra imagen con respecto a años anteriores y eso lo hizo posible Juventud Antoniana con el estreno de su nueva fachada.
Ahora el socio tendrá otra comodidad, otra manera de tomar sentido de pertenencia con las obras que se vienen haciendo en el club antoniano.
Dos amplios salones: uno en planta baja y otro en el primer piso con un balcón, denotan un gran cambio en el frente de la institución.
El presidente de Juventud, José Muratore, expresó su satisfacción por brindarle otra obra en infraestructura al santo: "Es una alegría enorme, es una manera de seguirle demostrando a los socios que confiaron en mí, esto es parte de la campaña que prometí. Que cada tres meses estemos inaugurando un obra es una respuesta de mi parte al asociado, hasta el día que me vaya voy a seguir sorprendiendo al hincha".
Muchos simpatizantes, socios y hasta deportistas de las diferentes disciplinas que tiene hoy Juventud estuvieron presentes en la inauguración.
"Juventud es fútbol, y si futbolísticamente no andas bien, institucionalmente no andas bien, ahora tenemos muchísimos deportes que acompañan al club. Esto también habla del crecimiento del club a nivel social en los últimos años".
Muratore y sus pares reflejaron esta nueva obra con un proverbio japonés de KIOTO, pintado en una pared del club que dice: "Las grandes obras de las instituciones las sueñan los santos locos, las realizan los luchadores natos, las aprovechan los felices cuerdos y las critican los inútiles crónicos".
El mismo titular antoniano remarcó la última frase de ese proverbio que habla que a las obras la "critican los inútiles crónicos". "Que se ponga el poncho al que le quepa, lo pusimos porque es un proverbio que a mi me gusta, y es una respuesta mía hacia los que me critican todos los días, a los cobardes que escriben desde una computadora haciendo daño a la familia, se olvidan que Muratore es un ser humano que tiene hijos, que tiene nietos, que se ponga el poncho el que quiera".
El directivo también salió al cruce por los dichos de Miguel Ángel Velarde (DT de la Primera local de Juventud), quien había remarcado que las inferiores no tienen espacio físico para entrenar.
"Lo peor que hay es que un técnico que pierda busque excusas en la comisión directiva o aluda que la cancha tiene pozos o no tiene las cosas para practicar cuando él practica las horas que quiere, que falten algunas cosas no la voy a negar pero tampoco es para salir a decirlo públicamente al primer partido que perdés".
Más allá de las diferencias que pueden haber entre la actual dirigencia y aquellos que no están conformes con esta gestión, Juventud apuesta a seguir creciendo de un modo u otro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen



Comentá esta noticia