Pasó la euforia antoniana por la clasificación que logró el equipo que conduce el DT Juan José López, en San Juan, a los cuartos de final del torneo Federal A, y ahora la cabeza apunta al partido de ida, por la nueva serie, con Defensores de Belgrano de Villa Ramallo, que en un principio fue programado para el próximo lunes, a partir de las 22, en el estadio Padre Ernesto Martearena.
El día y el horario obedecen a la decisión que adoptó el Consejo Federal, a raíz de que Defensores debe jugar mañana con Banfield, en la cancha de Arsenal, por 32avos. de final por la Copa Argentina.
De todos modos, desde Juventud aún no fue confirmado el horario, ya que se analiza para el mismo lunes adelantar este encuentro por unas horas.
A todo esto, ante los ajustes en cuanto a la organización del enfrentamiento con el representativo de Villa Ramallo, el plantel santo, ya más distendido, retornó ayer por la tarde desde tierras cuyanas y de lo que quedó del resto del día los jugadores aprovecharon para reponer fuerzas de un viaje agotador que generó el desarrollo del decisivo partido que disputaron con Unión Villa Krause.
Desde hoy, en el hotel de la Liga, en turno matutino, el plantel santo retornará a la actividad semanal.
Más allá del cansancio por el viaje de regreso, ningún jugador mostró signos de alguna lesión, aunque sí una molestia que sufrió el correntino Julio Monteros, en una de sus rodillas y que lo mantuvo en duda hasta último momento, antes de salir a jugar con Unión Villa Krause, otros no aparecieron con mayores inconvenientes.
Todo hace presumir que Juan José López mantendría el mismo equipo que logró el pasaporte a la etapa siguiente de la competencia, con la idea de seguir plasmando en la cancha la efectividad y el orden defensivo que los jugadores exhibieron el lunes pasado y que sirvió para concretar el objetivo de continuar participando en el certamen con la ilusión de conseguir el premio mayor.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia