Trascender en el equilibrio entre la búsqueda de la gloria inmediata tan exigida y cultivar un proceso sostenido, a corto plazo y con una profunda mirada al semillero, será el gran desafío de Juventud en un 2016 en el que el margen de tolerancia de sus seguidores seguirá corriendo, tras la decepción por fracasos sistemáticos que no cortan su cadena. Roldán fue el plan B de la dirigencia tras el “no” de Riggio y dándole esta vez “la derecha” a los hinchas con un perfil de DT capacitado, austero y proclive a revalorizar al jugador de la casa; tras sostener con firmeza medidas que tenían un costo popular (sostener hasta el final a Pascutti y contratar al Tano). Diciembre será un mes clave, con sucesivos cónclaves entre CD y Roldán para definir la composición del próximo plantel, ya que desde principios de enero el grupo elegido tiene que estar completo y en movimiento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia