En Juventud Antoniana despidieron el año con bombos y platillos porque el presidente José "Pepe" Muratore dejó inaugurado una serie de obras en el club, entre las cuales vale citar el salón de fiestas, el nuevo gimnasio y la venta de merchandising. "Es una forma de empezar a cumplir con las promesas que hicimos durante la campaña electoral. Queremos devolverle al club lo que realmente se merece", fueron las palabras que utilizó Pepe Muratore para sintetizar el emprendimiento, que en parte ya es una realidad en la Lerma.
Muratore siguió con su alocución en los siguientes términos: "Les pido a los socios que nos acompañen más. Uno no es mago. Cada gestión tiene que recibir el apoyo. Yo estoy agradecido por el respaldo que recibimos porque en un par de meses la meta es mostrar a otro Juventud, con una variedad de actividades. Todo en función de seguir creciendo como insti tución".
Juventud obra.jpg
Foto: Jan Touzeau

El titular del santo recordó que todo se hace en beneficio de Juventud. "Acá, no es Muratore, sino el nombre de Juventud que sale a la luz y nosotros solo estamos en una o dos gestiones, por lo que hay que aunar esfuerzos como para dar crédito a los demás proyectos, en otros sectores del estadio, que serán utilizados para diferentes actividades", señaló.
Muratore no desvió la preocupación que generó la internas de los barras y llamó a la reflexión. "Les pido a los jefes de las hinchadas que hagamos los mejor para Juventud. Tiene que ser la más fuerte del norte y lo vamos a conseguir, mientras respalden al equipo y no lo perjudiquen", concluyó

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia