Los hinchas de Juventud Antoniana aún conservan fresco en la memoria aquel recordado desempate por el descenso con Central Norte del pasado 3 de mayo de 2014, que mandó al cuervo al torneo Federal B, suceso del que casualmente se cumplieron dos años hace unos días.
El juez de aquel encuentro, en el que los dos equipos más populares de la provincia se disputaron en 90 minutos el descenso de categoría, fue Carlos Boxler, oriundo de Casilda, el protagonista en su momento de puntuales fallos polémicos en desmedro del azabache, como el recordado balón que Mariano Maino le sacó a Oscar Altamirano desde dentro del arco.
Por disposición del Consejo Federal, el santafesino volverá a ser juez del santo en una final determinante para su futuro, en esta ocasión, el encuentro definitorio ante San Lorenzo de Alem, que se disputará el domingo, a las 15.30, en el Martearena, en el que los dirigidos por Juan José López se jugarán la última ficha para arrebatarle la clasificación a Gimnasia y Tiro.
Juventud necesita ganarle de local al ocotero catamarqueño, sin chance alguna de clasificación, y esperar por un empate o una derrota del albo en Catamarca ante el líder Unión Aconquija para meterse en los play-offs.
El regreso de Nicolás Monje en reemplazo del malogrado Jorge Peirone (estará más de tres semanas sin jugar por una fractura) será la única variante que introduciría Jota Jota.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia